viernes, diciembre 9, 2022

El que pone esos pioejemplos…

Opiniones y Comentarios

 Julio Ricardo Blanchet Cruz

DiarioLibertad@gmail.com.mx

               

Cuentan de un hombre que jugaba cartas todos los días, en veces ganaba, en veces perdía.  Llegó a pedir prestado para seguir jugando -aunque siempre pagaba, hay que decirlo- pero, aunque pudiera pensarse que se había enviciado, en realidad era su trabajo, su modus vivendi…

Para él, lo más natural era perder en una noche varios millones, que ganar otro tanto al día siguiente y con ribete -lo que a la mayoría de mis tres amables lectores, incluyéndome, haría que nuestra vida cambiara-…

Pero para él no.  Era lo más normal.  Un día común y corriente.  Nada nuevo que escribir a casa.  Un día, el casino donde siempre jugaba, se comenzó a incendiar y de inmediato sonaron las alarmas…

La gente salió no sin ciertos tropiezos, empujones y apachurrados; pero otros, entre ellos, el protagonista de la historia, siguieron jugando, al fin no es la primera vez que suenan las alarmas y lo más que pasa, es que los extinguidores por sensor, apagan el fuego y al rato todos regresan…

Como comentario, el que adviertan que va a llevarse a cabo un simulacro y van a sonar las alarmas contra los temblores, sirve de poco.  Pues ya sabiéndolo -como acaba de suceder- la gente lo toma como un fastidio, con calma guardan sus cosas y salen comentado acerca del simulacro con sus acompañantes; más como procesión, que de urgencia

Y lo peor, se quedan platicando frente al edificiote, en vez de ponerse a resguardo.  Cultura cívica.  Que es más o menos lo que le sucedió al amigo de este relato, que de pronto, cuando ya el humo lo hizo reaccionar de que la cosa iba en serio, trató de salir corriendo, pero la casa estaba en llamas.  Para cuando se dio cuenta, ya era demasiado tarde…

Ya tiene tiempo que las alarmas sonaron; que cruzamos la línea del no retorno.  La casa se está incendiando por todos lados, no tenemos por dónde salir y todavía hay quienes siguen sentados jugando y pensando que los del incendio son alarmistas…

Que los que vociferan sobre el calentamiento de La Tierra, son conservadores; que los de las organizaciones terroristas, son politiquerías.  Y como si fueran verdaderos legisladores que ven por el futuro de las generaciones, planean las cosas a largo plazo…

Cuando la casa se está incendiando y de aquí a fin de año el camino estará muy largo y lleno de sorpresas.  No faltará quien pregunte: ¿Más? Pues sí, afortunadamente, esto apenas va empezando…

Y se dice que afortunadamente esto apenas empieza, porque no podemos seguir por donde vamos.  Vamos mal.  Cada vez vamos más mal.  Los políticos prometen mil cosas y dan sus cifras; pero lo cierto es que cada vez estamos peor que antes…

Por lo que es urgente que todo esto se acabe y podamos volver a vivir y convivir en paz; no a la defensiva y en la zozobra, que a miles los lleva al suicidio; y a muchos más a evadir su dolorosa realidad “refugiándose” en las drogas, que finalmente es otra forma de acabar con la vida…

Que es lo que le está sucediendo a la sociedad norteamericana que, envenenada con fentanilo, va en clara decadencia.  Por lo que es urgente que sus Autoridades detengan el tráfico, que, si antes les llegaba de China, ahora les llega de México…

Cambiando de tema…

Para la UE los analistas auguran una recesión más larga y profunda de lo esperado; y el Presidente francés, Emmanuel Macron advirtió de una crisis de las democracias en la propia Unión Europea y en los EU.

Finalmente, ya se comienzan a dar cuenta que la democracia -madre de la demagogia- por la que se ha derramado tanta sangre en el mundo, no es la que va a resolver los problemas de una nación; sino a agravarlos…

Nadie puede decir que la mayoría de los europeos está de acuerdo en mermar sus ingresos de manera considerable y continuar con las sanciones a Rusia.  Son decisiones que ha tomado una minoría que dice representar a la mayoría, pero que solo representa aviesos intereses…

Sin soslayar, que nadie tiene derecho a pedir un cambio, si no primero se está dispuesto a llevarlo a cabo en su persona.  Nadie quiere la corrupción, por poner solo un ejemplo, pero ante la ineficiencia de las Autoridades, la mayoría está dispuesta a que le agilicen los trámites o le den tal o cual contrato, porque la Pandemia los dejó “fríos”…

Imposible por decreto, que los mexicanos vayamos a comportarnos como los ciudadanos japoneses; sobre todo cuando quien lo combate, el que pone esos pioejémplos.

Que no se olvide la cita de las 15:00 hrs. por Magia, en el 93.7 de FM-y por Facebook- y por aquí desde tempranito, si el Sol me presta vida.  

otros columnistas

Un contrasentido…

De los Golpes de Estado…

Diésel, efecto boomerang…

Más promesas Uff…

¿Inteligentes? ¡Aja!…

Columna entre comillas…

México agoniza…