sábado, febrero 24, 2024

Los delincuentes también comen palomitas

La frase “Nunca interrumpas a tu enemigo cuando esté cometiendo un error” es atribuida a Napoleón. A ésta, la sabiduría popular le agregó una variante. “Cuando tus enemigos se estén peleando, nunca te entrometas”. Es decir, déjalos que se partan todo lo que tengan que partirse.

El pleito entre Miguel Ángel Yunes Linares y el senador Julen Rementería, llegó al punto de no retorno y está resquebrajando peligrosamente al PAN en Veracruz. Si bien no pone en riesgo la continuidad de la alianza, sí debilita las aspiraciones políticas tanto de Julen como del choleño que quiere seguir gobernando la entidad mediante sus hijos.

Ambos personajes han utilizado a sus alfiles para tundir a su contrincante. Si por un lado Indira Rosales San Román acusa a Julen de incongruente, de pactar con el gobierno estatal y de traidor, por el otro Bingen Rementería defiende a su papá y acusa a los Yunes y sus adláteres de lo mismo.  

Lo anterior está beneficiando al PRI que no se ha entrometido para nada en la bronca y está a la espera de pescar a río revuelto. 

Ya desde ahora se menciona que a pesar de que el PAN es la segunda fuerza política de la entidad y por lo tanto lleva mano en la selección del candidato a gobernador de la alianza Va por Veracruz, al final será el tricolor el que imponga a su aspirante incluso con el apoyo del PRD y eventualmente de Movimiento Ciudadano.

¿Será? Veremos.  

Quien sí le entró al jaleo fue el gobernador Cuitláhuac García.

El mandatario estatal dijo que el pleito entre los panistas le da risa y que está como Michael Jackson; “con las palomitas”. En alusión a un video donde el rey del pop come palomitas en un cine mientras ve una película de terror.

Pero para terror el que continúa en Veracruz y sin necesidad de ir al cine.

Hasta ayer (los primeros 25 días de este año) se llevaban contabilizadas al menos dos masacres, 72 homicidios dolosos, nueve secuestros y cuatro feminicidios.  

Como respuesta por el asesinato el domingo anterior de Fernando Pérez Vega “El Pino” y su familia en la carretera federal Veracruz-Xalapa, la banda de Los Pelones capitaneada por su hermano Reveriano Pérez Vega, colocó mantas amenazantes en los municipios de Papantla, Espinal, Coyutla, Coxquihui, Chumatlán y Zozocolco, con lo que se da por descontado que la guerra de esos delincuentes está declarada y los paganos serán ciudadanos inocentes.

No quiero imaginar la zozobra en la que viven los habitantes de esos municipios rurales que por generaciones han soportado a caciques y ahora a delincuentes que asesinan, secuestran, despojan y roban con todo descaro.

Y lo mismo sucede en la zona centro y sur de la entidad donde en varias ciudades la delincuencia manda.

Por eso cuando el gobernador dice frente a las cámaras: “En Veracruz ya no hay impunidad; no toleraremos más asesinatos ni feminicidios, quien la hace la tendrá que pagar” y otras lindezas como: “La incidencia delictiva ha bajado un 51%; somos un estado más seguro. Antes los gobiernos pactaban con los criminales pero nosotros no, porque no somos iguales”, los maleantes se carcajean frente al televisor, mientras comen palomitas a sus anchas.

Presunto fraude de alcalde y tesorero al descubierto

Al alcalde de Jalacingo, Roberto Perdomo Chino y al tesorero municipal Juan Pablo Becerra Hernández, se les apareció el diablo en la persona de la síndica Concepción Bandala Martínez que acusó al primero de comprar un terreno intestado y al segundo de complicidad en la fraudulenta adquisición.

Concepción Bandala denunció que el alcalde Perdomo Chino pretende adquirir un predio para la construcción de un tanque de almacenamiento de agua potable, pero el terreno carece de dueño legal, situación que fue subsanada tanto por el munícipe como por el tesorero Juan Pablo Becerra Hernández que hicieron pasar como dueño a una persona de la tercera edad para simular un contrato de compra-venta.

Bandala Martínez refirió que ya presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción en contra de ambos ediles, pero esa acusación le está generando conflictos.

Agregó que en los estados financieros del Ayuntamiento se reportó dicha compra-venta concretada por un monto 327 mil pesos, la cual no cuenta con su firma como representante del Ayuntamiento.

Dijo que tanto Roberto Perdomo Chico como Juan Pablo Becerra Hernández, la han amenazado y se burlan de ella además de que se molestan cuando les hace observaciones sobre la compra del terreno.

En el caso del tesorero Juan Pablo Becerra Hernández, su situación es bastante delicada ya que según Concepción Bandala, el 20 de enero la amenazó por lo que teme por su vida.

Juan Pablo es un ex priista fracasado (nunca le hicieron caso en ese partido) que se pasó al PAN y compitió por la alcaldía de Altotonga pero perdió.

Ha sido señalado en varias ocasiones de muchos chanchuyos, es decir, el señor tiene una cola muy grande para que se la pisen, aunque de alguna manera la ha librado.

Pero en esta ocasión su suerte puede cambiar porque si a la compra fraudulenta de un terreno se le comprueba el delito de amenazas, quizá su futuro esté en la cárcel.

bernardogup@hotmail.com

otros columnistas