lunes, noviembre 28, 2022

No se hagan bolas, Anonymous es el Bola #8

A instancias de un amigo común, Juan Viveros, el columnista Armando Ortiz y quien esto escribe nos reunimos con el entonces don nadie Eric Cisneros, en conocido restaurante de Plaza Américas de Xalapa, para desayunar.

Llamó la atención que el equipo de quien sería el Secretario de Gobierno, bloquearía prácticamente la mitad del lugar al cual llegó aparatosamente escoltado por un puñado de guaruras en cuatro Suburban negras último modelo.

El diálogo fue seco, ríspido, demasiado prepotente.

Armando y yo nos presentamos ante el desconocido haciéndole ver en qué consistía nuestro trabajo editorial y los reconocimientos de carácter nacional que en modo alguno avalaban nuestro trabajo al igual que las columnas periodísticas que observaban un matiz de análisis y crítica.

Menuda sorpresa nos llevamos cuando este rubicundo político mal vestido y áspero al hablar, nos dijo que a él no le importaba si fuéramos a no premios nacionales de periodismo o que nos ostentáramos como reconocidos columnistas, ya que tras la victoria electoral del 6 de junio y el arribo de la Cuarta Transformación, el cambio terminaría poniendo a cada quien en su lugar.

Nunca más volvimos a verlo físicamente, pero sí sabríamos en el día a día de sus rapacerías y acciones delincuenciales.

A la vuelta del tiempo, el 8 de diciembre del 2019, circuló en las redes sociales un video de Anonymous en donde se revelaba que un localizado grupo de periodistas –entre ellos el que esto pergeña- recibía la friolera de “22 millones de pesos por madrear a Cuitláhuac García”.

Sostuvo en ese entonces la versión bizarra de Anonymous, que atrás del  tinglado estaba “el perversísimo Miguel Angel Yunes Linares, quien opera a través de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, la CEAPP”.

Y ahí estábamos enlistados Claudia Guerrero, Armando Ortiz, un tal “Güero Galindo” y los colegas Salvador Muñoz, Lourdes López, David Varona, Luis Baqueiro, Rafa Martínez y yo como beneficiarios de esos 22 millones de pesos que presuntamente nos daba Yunes Linares por criticar a la Cuarta Transformación y al atarantado gobernante Cuitláhuac García Jiménez.

En otro momento, un domingo 20 de junio del 2020 los periodistas Claudia Guerrero, Manuel Rosete y yo de nuevo fuimos víctimas Anonymous al “revelar” nuestro presunto pasado lleno de corruptelas y lanzar al mismo tiempo una seria amenaza.

Insultos de baja estofa contra Rosete y su familia; repugnantes calificativos, impublicables por ofensivos y degradantes, contra Claudia Guerrero y el “descubrimiento” de mi “corrupto pasado ligado a Fidel Herrera y Javier Duarte”, caracterizaron ese documento

El centro de producción del libelo y autoría, según indagó Armando Ortiz, recayó en el llamado “Palomar”, centro de espionaje  de la Subsecretaría de Gobierno, y en un tal Israel Hernández Roldán, hoy titular la Subsecretaría Jurídica y de Asuntos Legislativos, todo un pájaro de cuenta.

Ese sería el punto de quiebre de las relaciones prensa estado.

Ese sería el ambiente en que del 2018 para acá se movería el tenebroso Bola #8 y su maquiavelito Roldán, así como otro perverso de nombre Francisco Vicente, alias “El Chule”.

Y es que ayer, de nueva cuenta, otra aparición de Anonymous arremete contra los periodistas críticos Manuel Rosete, Bernardo Gutiérrez Parra, Aurelio Contreras, Arturo Reyes Isidoro e Iván Calderón.

La emprende además contra el Notiver del valiente Alfonso Salces.

En un borrascoso video, cuya finalidad es incriminar a Miguel Angel Yunes, revela planes para matar a dichos periodistas y también a políticos.

“Responsabilizo a Cuitláhuac García a Eric Cisneros y a Juan Javier Gómez Cazarín de cualquier atentado contra mi integridad física, mi vida y la de mis familiares, tras el video incriminatorio y cobarde en que se me menciona”, escribe en un twit el periodista Aurelio Contreras.

Y es que, según Anonymous, Miguel Ángel Yunes y sus hijos Miguel y Fernando pretenden bañar de sangre al Estado a través de siniestros pistoleros, a quienes les achaca el asesinato de la joven Valeria, hija de la ex diputada Carmen Medel Palma.

También le atribuye al ex mandatario la autoría del video en que un “falso” sobrino del secretario de Gobierno involucra a su tío con el crimen organizado, así como la muerte de 9 personas en Isla y otras cuatro en la zona de Nautla.

Y a los periodistas les advierte que en esta “guerra” que desatará el ex gobernador panista, caerán muchos, incluidos periodistas.

No omite el autor del video meter cizaña contra Manuel Fernández Olivares, el Pámpano, sobrino de Raúl Olivares, subdirector de Notiver y quien es funcionario de la Fiscalía; y Evaristo Cruz Cabañas, director de la ex academia de Policía, de quienes señala que son informantes de Yunes Linares.

“El objetivo presunto de Miguel Ángel es tomar revancha y recuperar el poder político”, asegura Anonymous.

De ese tamaño son las fantasías ¿o el miedo? del gobernador y su gorila que a la vuelta de tres años ha transitado de las advertencias a las amenazas y la sospecha fundada de que están atrás de los crímenes de políticos y periodistas al llevar como brazo armado a la delincuencia organizada.

Afortunadamente el 2024 se acerca y cada vez se acorta la distancia entre Palacio de Gobierno y Pacho Viejo porque de que la va a pagar este grupo de facinerosos no hay duda.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

otros columnistas