sábado, octubre 1, 2022

Efecto sismo: ¿Cuál es el origen del bolillo y por qué es un alimento clave para los sustos?

Lo último

Agencias/Sociedad 3.0

Los recientes sismos registrado en Oaxaca y Veracruz vuelen ha despertar el eterno debate de la creencia que tienen los mexicanos para aliviar un susto, esto es comer un bolillo. Pero ¿Sabemos cuál es su verdadero origen?

Debido a que las personas segregan adrenalina y cortisol cuando se espantan, el ritmo cardiaco se acelera y los músculos se endurecen, por si fuera poco, se segregan jugos gástricos que causan acidez y náuseas, de acuerdo con especialistas de la UNAM, comer un bolillo es una buena opción para estabilizar la glucosa en la sangre y para inhibir la producción de jugos gástricos.

Te podría interesar: Sismo de 6.2 al sureste de Isla; es sentido en Xalapa

El origen del bolillo

Los orígenes de este icónico pan se remontan a la época colonial, cuando los españoles incorporaron el trigo y otros cereales más su peculiar técnica en México. Te has imaginado ¿Qué sería de la gastronomía mexicana sin este manjar que acompaña las tortas de tamal?

Los utensilios para elaborarlo no eran otra cosa más que metates de piedra que molían los granos hasta convertirlos en harina, después los españoles introdujeron los molinos de piedra impulsados en su mayoría por animales.

Entre los primeros panes elaborados en México destacan el “pambazo”, de un costo accesible, que ayudó a dar paso a la producción de otras formas y sabores de pan. Pero, así como lo vemos hoy, el bolillo también tuvo influencia francesa, por ejemplo, la capa exterior dorada y crujiente

El bolillo: un alimento clave en nuestras vidas

El bolillo o pan de sal se puede aprovechar tanto en sismos como el de hoy o como parte de nuestro alimento diario, sin importar la región siempre representará a un platillo típico como las toras ahogadas de Jalisco, como postre en la famosa capirotada al norte del país, la guacamaya de León o las migas de Tepito, en la CDMX.

¿Qué sería de nosotros sin un bolillo que te cure el susto como hoy en el sismo o que traiga a nuestros paladares los sabores de una gastronomía única e inigualable?

Relacionados

Columnistas