lunes, septiembre 26, 2022

Putin -malo-…

Cómo han de andar las cosas de tergiversadas en la información de todos en contra de Rusia; y en especial hacia Putin -malo- que hasta del Congreso de la Unión Americana salen voces criticando el proceder del ejército ucraniano…

A tal grado, que la congresista republicana Marjorie Taylor Greene, declaró que “Washington debe de exigirle a Vladímir Zelensky que deje de torturar a su propio pueblo”.  Y por si eso fuera poco y no aclarara un poco cómo son las cosas…

Alexéi Arestóvich, asesor de Zelensky, declaró que “los llamamientos a matar niños rusos o castrar prisioneros, daña nuestra imagen y nuestra esencia de ejército europeo, de un país europeo”.  Y dijo más…

“Que cualesquiera que sean las atrocidades que el adversario cometa, cualquiera que sea el deseo de venganza, los militares ucranianos no deben ir más allá de del Convenio de Ginebra, que permite destruir al enemigo en el campo de batalla, pero no permite deshonrar, ofender a prisioneros y, mucho menos, hacer llamamientos a favor de vengarse, atentando contra civiles.  Actuar de esa manera, es actuar contra las Leyes del honor militar y humano”…

Cabe mencionar, que en días pasado el villano favorito, o sea, el Presidente ruso, declaró que, para evitar el derramamiento de sangre, por diferentes canales se le ofreció a Zelensky que retirara sus tropas de Donbass y no participaran en combate.  Pero no quisieron hacerlo…

Y agregó: “Rusia no tiene la intención de ocupar Ucrania.  Sus Fuerzas Armadas tuvieron la opción de resolver la situación sin la acción militar”…

Mientras tanto, el poco diplomático señorito Joe Biden -¿nomás él?- fumó de la buena y en un discurso ante la OTAN y sus aliados en el Pacífico -a quienes hizo un llamado para mantenerse unidos- declaró que va a haber un nuevo orden mundial y que EE.UU. tiene que liderarlo…

Todo esto después de que Washington acusara a China de militarizar las islas artificiales en el Mar de China.  Mar que viene siendo parte del Océano Pacífico, que está “rodeado” por China, Japón, Corea del Sur y Taiwán, la más grande de las 5,400 islas que hay por ahí…

Y que todo indica que será el próximo objetivo de Washington para mantener unidos a los demócratas y a los republicanos, presentándoles a un enemigo terrible Putin -malo- sin embargo, todo indica que soncuestiones electorales-…

Y más ahora que la toma de Kiev es inminente, trayendo consigo el fin del comediante que llegó a Presidente y que embarcó a sus seguidores en una guerra insensata y cruenta que será como el parteaguas de la nueva Era…

El caso es que la respuesta de China, en pocas palabras, pero utilizando un lenguaje diplomático, fue que China ponía su armamento en su territorio como se le daba la gana; y más, cuando las islas las habían hecho ellos.  Y todo esto, con relación al nuevo orden mundial al que se refirió el Presidente norteamericano…  

Pero ya que hablamos de comedia; la inauguración del Aeropuerto Felipe Ángeles (1868 – 1919) en honor del General que militó junto con Francisco Villa y Lucio Cabañas, fue inaugurado prematuramente…

Podría decirse que es un aeropuerto Non nato, al que habrá que meter en la incubadora para que sobreviva y puedan estacionar ahí la pesadilla de López Obrador, el avión Presidencial que se rifó -bueno, eso dicen- y que le está costando diariamente un buen de dinero al Erario, o sea, a nosotros…

Y todo, porque el Presidente píoaustero, que se da una incongruente y ofensiva vida de marajá, le hizo el fuchi porque lo había usado el impune Peña Nieto.  El mismo con quien debe de haber pactado su arribo a la Presidencia, y que por el mundo sigue gozando de la vida con su novia.. 

Solo que, a él, cabe decirlo, no lo mantiene su mujer; como ya saben a quién sí, porque es tan austero que no trabaja para no gastar…

Pero regresando con el aeropuerto prematuro.  Mantenerlo funcionando con personal de seguridad las 24 horas del día, los 365 días del año, y todo lo que requiere un aeropuerto, demandará de un mantenimiento que se antoja será muy costoso; y el número de vuelos que recibirá, está como para ponerse a llorar.  Sin entradas…

Las prisas nunca son buenas, ahí está la L-12 del Metro.  En el caso del aeropuerto, es distinto, el Presidente quería que supieran que él es hombre que cumple su palabra; y a medias, pero inauguró su aeropuerto al que; de entrada, los conservadores le llamaron “La Central Avionera”…

Ahora bien. Hace muchos años, cuando el Colegio Militar estaba allá por Tacuba, a los cadetes se acostumbraba darles la “novatada”; y en alguna ocasión, los hacían espantar un águila que estaba en sus instalaciones…

Y, vigilados; no se podían ir a hacer otra cosa, ni comer, ni dormir, ni al baño, hasta que todos la espantaran y el ave volara.  Solo que el ave era enorme y de piedra.  Ignoro si aún exista…

Como también ignoro quién tuvo la peregrina idea, de que, en la inauguración del aeropuerto, el General Gustavo Vallejo “hablara” con la estatua del General Felipe Ángeles diciéndole que en su honor el aeropuerto llevaba su nombre…

Y si el águila no voló; el General Felipe Ángeles tampoco contestó.

Lo cierto es que la inauguración fue tema y sobre ello profusamente hablaron en pro y en contra.  Pero lo mejor de todo, fue que el Presidente se enganchó en pleito con sus detractores.

Ya de salida…

Toda vez que arriba se comentó de la poca diplomacia del Presidente norteamericano; pues su homólogo mexicano bien que le hace segunda.  Porque si es cierto que el barril de crudo se ha elevado, el declarar que la guerra en Ucrania nos beneficia a los mexicanos, es hasta ofensivo el no pensar en el dolor de tanta gente…

Independientemente de que no se entiende en qué nos beneficia, cuando con la gasolina ha subido todo.  Aunque hasta ahora los más perjudicados con la guerra en Ucrania, son, curiosamente, la Unión Europea; y hasta los propios EE.UU. con el alza de los combustibles. Y todo por culpa de Putin, malo.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

otros columnistas

El que pone esos pioejemplos…

De la guerra y las pandemias…

De la guerra…

Touché…

  Otro por la paz…

¡Se los traidores!…