jueves, diciembre 1, 2022

Thalía no puso ni un peso para el funeral de su abuela, asegura Laura Zapata

Lo último

Agencias/Sociedad 3.0

Laura Zapata, quien estuvo durante los últimos momentos de su abuela antes de fallecer, ha hablado con los medios y revelado situaciones que habían permanecido ocultas durante un tiempo. Lo que más llamó la atención, fue que Zapata compartió que Thalía no sólo no había estado presente en el funeral, sino que ni siquiera apoyó económicamente a su hermana.

Fue el pasado 24 de junio cuando la abuelita de Thalía y Laura Zapata, murió a los 104 años. Durante el proceso de despedida y el funeral, la única que estuvo presente físicamente fue Zapata, mientras que la protagonista de las tres Marías demostró su acompañamiento mediante redes sociales.

Laura Zapata permaneció junto a su abuela, Eva Mange, no sólo durante su último suspiro, sino también en sus últimos años. Debido a la cercanía que tenían abuela y nieta, el duelo de su pérdida ha sido especialmente difícil para la actriz, quien asegura que no hay un día que no extrañe a la mujer que la cuidó desde pequeña.

Sin embargo, en una plática que tuvo recientemente con la prensa, la actriz comentó públicamente que ella fue quien llevó todos los gastos del servicio de su abuela. Agregó que su hermana Thalía, ni siquiera preguntó si la podía apoyar con algo.

“No me ha preguntado ni cuánto gasté en el funeral ni cuánto gasté en el hospital. Ya cuando tenga tiempo yo le diré: ‘Oye, fíjate que gaste esto, ¿gustas cooperar con algo?’. Yo estaba al frente de mi abuela, yo estaba cuidando a mi abuela, yo me la llevé al hospital, yo tenía que sacar mi tarjeta para pagar y así fue”, puntualizó Laura Zapata.

Aunque la primera actriz no dijo expresamente tener algún problema con su hermana, sus comentarios sugieren que se encuentra inconforme por esperar que su abuela estuviera acompañada de su familia completa.

“Estuvo su tataranieta y estuvo quien tenía que estar. La gente que tenía que estar, somos los que estamos y estamos los que somos. Qué bueno que no llegaron, cerraron con broche de oro que no les interesaba mi abuela y mi abuela tenía que ser querida, amada, cuidada, protegida y venerada; y yo la cuidé, la amé, la quise, la abracé y la veneré”, añadió.

Relacionados

Columnistas