martes, octubre 4, 2022

¿Hace falta aclarar algo?…

Como era de esperarse; toda vez que en el mundo tienen otros datos respecto al Presidente de México; pues, aunque aquí lo reverencian como “yes buana”, en otras latitudes, como es lógico -no es monedita de oro, pa caerles bien a todos, como dice la canción- tienen diferentes opiniones…

Que van desde, hijo de Demóstenes (384 – 322) considerado como el más grande orador de todos los tiempos; y que según dicen, ha reencarnado en las mañaneras.  Si viviera el ateniense, de quien se cuenta que en su infancia fue tartamudo; y para dominar el defecto, se iba a la montaña y, poniéndose piedritas bajo la lengua, se forzaba para hablar con naturalidad hasta.  Hasta llegar a ser lo que es.  Ejemplo de tenacidad, de constancia, de tener una meta y perseguirla…

Que si el ilustre personaje viviera; seguramente vendría -no con los cubanos, sino aparte- para aprender de quien lo ha desbancado.  Pero lo que no saben, quienes así lo consideran a la altura del Gran orador, es que la mañanera la toman desde el principio, con todo y las largas pausas que hace…

Seguramente mientras se le acomodan las ideas de a quién va a llamar traidor; que es el calificativo de moda. Los conservadores, los fifís y los neoliberales ya son del pasado.  ¡Traidores! Pa que amarre y entiendan que “El Estado somos Luis XIV y yo”-más o menos-…

Hasta “hijo de su Rancho”, en base al evidente arraigo, al amor a la tierra que lo vio nacer -donde dejó el ombligo, dirían los de antes de la modernidad-.  Al ver la entrega a la Patria; pues aún malito de corazón, anda para arriba y para abajo, exponiendo la vida por México…

El caso es que, como era de esperarse, que es donde comenzamos, la carta que dirigió al Presidente Biden, con relación a la política energética en la que le expone que “México no se vende”…

Reconoció todavía no haber recibido ninguna respuesta; pero no quiso dar más datos; no quiso adelantar nada.  Así que vaya usted a saber amable lector, que tanto es lo que le habrá puesto…

Y aunque ciertamente que es una falta de cortesía no responder una misiva, máxime cuando es un asunto diplomático, el caso es que Biden no es a quién debió dirigirla; toda vez que él no tiene mucho que ver en el asunto, sino el Congreso…

Pero como no es la primera vez que les escribe a otros mandatarios y no le contestan, ya debe de tener muy gruesa la piel como para que le afecte.  Por no decir que se ha vuelto baquetón; porque de la misiva para hacer la paz durante 5 años, tampoco se tienen noticias.

Para terminar…

Durante la pandemia 7 fueron las farmacéuticas que aumentaron sus capitales en 274 mil millones de dólares, equivalentes en pesos mexicanos, a 5 billones 700 mil millones de pesos. ¿Hace falta aclarar algo?

A las 15:00 hrs. tenemos la cita en Magia 93.7 de FM -o por internet- y por aquí desde tempranito, si el Sol me presta vida.

otros columnistas

 ¡Ni modo!…

La vida nos obligará…

Esquizofrenia presidencial… 

No ha madurado…   

Fracturas en la UE…