miércoles, febrero 1, 2023

¡Ay Peña, penita, Peña!

Me parece muy lógico que me licenciado Peña, de manera tan merecida por su humanismo y sentido profundo de lo social, esté por irse a vivir definitivamente a España. Un personaje de su tamaño moral, de su enorme sentido de la ética, ha encontrado un lugar donde lo valoren en todo su esplendor gitano, sin que le anden reprochando necedades, agazapado en un pequeño palacete para vivir bajo los cánones del livin la vida loca. Mientras los expresichentes buscan desesperadamente meterse en todos los escándalos, en su lucha por recuperar algo del poder perdido, mi Kike prefiere vivir como pachá en la padroterapia intensiva.

Admirable, sobre todo porque tengo la sospecha de que en realidad comparte con el expresichente Jelipillo una ilusión: unirse a los Churumbeles de España, ser vendedores de tiempos compartidos en Iberdrola, ver cada día más VOX y, por supuesto, establecer vínculos con el franquismo-falangismo de José María Aznar, líder del pensamiento que hace ver a Berlusconi como si fuera un troskista.

Como tiene quien le haga la chamba, no veremos al ex de la Gaviota defendiendo al INE, pues ese trabajo sucio se lo dejó a uno de sus beneficiarios, Claudio XXX. Por principio, ya le tronó los dedos al PAN y el ritmo de el que paga manda obligó a Markititititito a apoyar la marcha en defensa de mi Tatankita Córdova y Murayamasamí, que están aquí para defender la democracia pero no para ejercerla. Como son bien huelemoles, los chuchos del PRD ya se apuntaron sin que nadie los convocara, ¡mis vidos!

Para mala suerte de la causa opositora, Elon Musk corrió a los kukluxpanistas que estaban en Twitter México apoyando la lógica reguetonera-calderónica-chumelesca-loretiana-foxista-kinkytellíztica, la encarnación misma de un delirio yunquista del ChikiliQuadri y la Rabadán. Pero no se preocupen, esa gente terminará chambeando con Santi Creel que anda acusando a la Cuatroté de ser una oligarquía y lo demuestra con el mismo nivel de información que trae el libro El Rey del cash, cuya autora defiende comparándose con Ana Frank. No se rían.

Por fortuna hay líderes opositores como Lía Limón, cuyo informe parecía un homenaje a los premios TVyNovelas. Mala onda que sus invitados como Creel y Sandra Cuevas se la pasaron bostezando o jugando Candy Crush, sobre todo cuando se autodestapó. Ahí se demuestra que en Acción Nacional hay más jéiters que fuerzas vivas.

Las estafas maestras de mi lic. Peña están trabajando.

otros columnistas