domingo, diciembre 4, 2022

El colmo de la vileza

El colmo de la vileza. Emperrados por dañar a Franco Castán, el gobierno de Cuitláhuac García va por las hijas y por la abuela

En un comunicado dirigido a los medios de comunicación y fechado el día 15 de noviembre de 2022, Viviana y Luisa, hijas de Rogelio Franco Castán denuncian que el gobierno de Cuitláhuac García, vía la Fiscalía del estado, pretende acusarlas del delito de retención de una menor. Señalan en el comunicado: “Queremos informar que resultado de los amparos concedidos a mí padre Rogelio Franco Castan los cuales han logrado dejar sin efecto los 3 procesos penales que le fabricaron, mismos que se han ido cayendo uno a uno. Ahora la fiscalía general del estado de Veracruz prepara una nueva orden de aprehensión en su contra incluyendo a nosotras sus hijas y a nuestra abuela. Hace unos años formamos un nuevo hogar, mis hermanas Luisa, Victoria y yo junto a mi padre rodeadas de amor paz y armonía disfrutando los mejores años de nuestra vida. Increíblemente 28 meses después, la fiscalía ayer nos citó a comparecer cómo probables responsables del delito de retención de menor, sustracción de menores y omisión de cuidado. Queremos informar que mi abuela Mercedes, Luisa y yo nos presentaremos a declarar ante la fiscalía especializada, para presentar pruebas y demostrar que no hemos cometido ningún ilícito. Al contrario, hemos cuidado a nuestra pequeña hermana Victoria en todos los aspectos dándole amor, cuidado y atención adecuada, resultado de esto, ella es una niña sana y feliz que desea tener en libertad a su padre para poder vivir con seguridad y amor”. Señalan las hijas de Franco Castán que el gobierno presta oídos a una mujer enferma de odio y rencor, que incluso la apoya en las embestidas que pretende llevar a cabo en contra de sus hijas. Preguntan las hermanas: ¿Por qué la fiscalía no le interesa el bien superior de la menor y de nosotras las mujeres? En julio de 2020 nuestra hermana nos llamó para que fuéramos por ella, porque mi madre la había golpeado y le había practicado un exorcismo. En otra ocasión, en ese mismo mes, la buscamos para que pasara por Victoria, no contesto en días. En el mes de agosto de ese mismo año mamá se casó con otra persona, mamá acordó con papá que Victoria estuviera con nosotros, de ahí no volvió a buscarla, solo le llamaba de vez en cuando hasta que dejó de hacerlo”. Es el colmo de la vileza, muy de los gobierno de la Cuarta Transformación.

La Sheinbaum no controla la Ciudad de México, ya mero va a controlar el país. La marcha exhibió que la capital del país no es de Morena

Claudia se salió de la Ciudad de México para no ver cómo los “conservadores”, según López Obrador, tomaban su ciudad. Martí Batres, secretario de Gobierno, se quedó a cargo sólo para caer en el ridículo al afirmar que a la marcha habían ido 10 mil u 11 mil ciudadanos. Medios extranjeros calcularon más de 250 mil personas, aunque bien se pudo llegar al medio millón de personas que salieron a las calles para demostrar dos cosas: Rechazan la reforma electoral de López Obrador, repudian la gestión de Claudia Sheinbaum como jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Hablando de víctimas por causa de la marcha, Salvador García Soto, columnista de El Universal anota: “La otra víctima de esta movilización nacional fue la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo. Porque aun cuando hay discordancia en las cifras del número de ciudadanos que salieron a protesta (…) lo único cierto es que en la Ciudad de México se registró la mayor concentración a nivel nacional y se estiman en al menos 250 mil los asistentes a la marcha”. ¿Por qué quieres ser Claudia Sheinbaum presidenta de México si ha quedado demostrado que no ha podido gobernar la Ciudad de México? La verdad es que no es tanto que ella quiera ser presidenta, sino que López Obrador la quiere de presidenta, para tener el control de ella desde su soñado “Maximato”.

López Obrador estuvo a nada de dejar el poder. En septiembre de 2020 dijo: “A la primera manifestación de 100 mil personas… ahí nos vemos”

Si tuviera palabra el presidente López Obrador ya estuviera haciendo sus maletas para irse a Palenque, Chiapas. Y es que en septiembre de 2020 el presidente de México, “en la plenitud del pinche poder”, como dijera Fidel Herrera, declaró: “En mi caso, a la primera manifestación de 100 mil personas y que yo vea que en las encuestas ya no tengo apoyo, a Palenque, Chiapas, ni siquiera espero la revocación de mandato. Ahí nos vemos porque tengo principios e ideales”. Cierto, López Obrador puso dos requisitos, una marcha de más de 100 mil personas en su contra, cosa que ya ocurrió con la marcha a favor del INE, pero además una encuesta donde muestre que ha perdido el apoyo de la mayoría. Cierto, faltó lo segundo. La verdad es que hasta el momento el presidente López Obrador sigue teniendo una gran aceptación entre los mexicanos, sobre todo entre la gente que recibe los apoyos de Bienestar, el programa electorero que estableció para tener a los pobres comiendo de su mano. Sin embargo, en lugar de estar desdeñando los resultados de la marcha, diciendo que no fueron más de 60 mil personas, el presidente debería poner sus barbas a remojar, porque esta marcha a favor del INE parece ser el principio del final.

Armando Ortiz                                   Twitter: @aortiz52                             @lbajopalabra

otros columnistas