viernes, febrero 3, 2023

Oso asesina a una mujer y a su hijo de un año en Alaska

Lo último

Agencias/Sociedad 3.0

Un oso polar acosó a varios residentes de un pequeño y aislado pueblo ballenero de Alaska y consiguiendo de esta manera asesinar a una mujer y a su bebé de 1 año, durante un ataque extremadamente inusual, antes de ser abatido por otro miembro de la comunidad, expresaron las autoridades.

Este lamentable suceso, es el primero en Alaska en más de 30 años, suscitado este martes cerca de la entrada principal de la escuela de Wales, una aislada comunidad costera en el Estrecho de Bering, en el extremo occidental de Alaska y a unos 80 kilómetros de Rusia, donde es habitual coexistir con los osos polares.

Los directivos de la escuela se apresuraron a resguardar a todas las personas en el edificio tras de que observaran al oso polar, manifestó la administradora local Susan Nedza, al periódico Anchorage Daily News desde su oficina en Unalakleet.

“El oso intentó entrar con ellos”, comentó Nedza, pero la directora de la escuela Dawn Hendrickson “sacudió la puerta” para mantenerlo fuera.

Los funcionarios del distrito escolar bajaron las persianas de la escuela y cerraron el edificio. Finalmente pudieron correr la voz de que necesitaban que alguien “se encargara del oso”.

La Patrulla Estatal de Alaska identificó a las víctimas como Summer Myomick, de 24 años, de Saint Michael, y a su hijo Clyde Ongtowasruk, de 1 año.

Como muchas aldeas remotas de Alaska, esta comunidad de unos 150 habitantes en Wales, predominantemente indígenas inupiaq, organiza patrullas cuando se espera la llegada de los osos de diciembre a mayo, confesó Geoff York, director sénior de conservación de Polar Bear International. El último encuentro mortal con un oso polar en Alaska había sido en 1990.

El mal clima y la falta de luces de aterrizaje en la pista del aeródromo de Wales hicieron imposible que los agentes de policía y funcionarios de vida silvestre llegaran el martes a Wales después del ataque. El miércoles se hacían nuevos intentos.

Cuando se le solicitó que describiera el ambiente del miércoles en Wales, Hendrickson, lo calificó de “traumático”. Las clases se cancelaron un día después del ataque. “Los estudiantes están con sus familias”, relató. La escuela puso asesores a disposición de los alumnos.

No está claro si este ataque estaba relacionado con el cambio climático, pero es coherente con lo que se espera a medida que el Ártico sigue calentándose cuatro veces más rápido que el resto de la Tierra, cambiando el ecosistema de formas que aún no se comprenden del todo, indicó York.

Relacionados

Columnistas