lunes, agosto 15, 2022

A Bertita, mi madre adorada a dos años de su partida

La indignación llega a un límite. Tenemos que frenar el ímpetu presidencial de avergonzarnos. México no se lo merece. Del pedestal al cataclismo. Nos lleva el gobierno de MORENA, con una insensatez propia del extravió. No hay límites. No es necesario haber estado en los más grandes  e importantes aeropuertos del mundo para conocerles.  Tokio, Jordania, Canadá, Holanda, New York, España y otros más donde te pierdes. Son ciudades que se necesitan  horas para recorrerlos. Como los españoles que tanto odian los MORENOS, nos quieren vender espejitos por oro, plata y piedras preciosas que se están embolsando de una manera inaudita a la vista,  complacencia del llamado pueblo bueno que es ignaro. El problema vital de nuestro país es la ignorancia. Habría que leer a Juan Jacobo Rousseau  y su “Emilio o la Educación” para entender la profundidad del tema *** Vasconcelos, Torres Bodet, Jesús Reyes Heroles lo sabían. Eran intelectuales. Les preocupaba la formación. La riqueza del entendimiento través de la lectura. Con obras de la literatura universal y nacional  de grandes escritores como Sor Juana Inés de la Cruz. Conocimiento. La verdad os hará libres, es que a través de las letras encontramos  la realidad de la vida.  La historia universal tan llena de matices y armonías hasta en las mismas masacres. Esas que despiadados y ambiciosos gobernantes llevan a sus pueblos a su extinción. Quienes discursan con el bienestar para todos y  solo llega a la caterva de la que componen sus gobiernos, llenos de lambiscones, serviles y lacayos a los que habría de juzgar severamente. *** En “La vida cotidiana de los Aztecas” del francés Jacques Soustelle  registra que la gran Tenochtitlán “fue asesinada en plenitud de su desarrollo”.  México estaba a la cabeza de las grandes potencias.  Conjunto de acciones sociales, políticas, económicas desarrolladas. Ahora estamos en la ignominia. El mundo se ríe y el pueblo aplaude. ¿Qué pueblo? El acostumbrado como MORENA a vivir de un presupuesto sin ganarlo. De una mayoría de senadores y diputados que se venden por unos denarios y son los verdaderos traidores a la patria. De un dirigente que habla en contra de corrupción y en su gabinete están al tope de ello. Que manda a corruptos investiguen sobre la corrupción. ¡Cuánta patraña! *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar.

otros columnistas

Beatriz

Dignidad

Pedestre

Patéticos

Insensatez

La ciudadanía

El estafador