miércoles, mayo 18, 2022

Ahued sí sirve

Tomo como ejemplo la actuación del presidente municipal xalapeño Ricardo Ahued Bardahuil para demostrar que sí es posible gobernar bien y aprovechar al máximo los recursos públicos, que siempre son insuficientes, pero pueden remediar muchas carencias y solucionar sentidos problemas de la población.

     Y el modelo ahuedista sirve mejor al confrontarlo con la administración anterior del municipio de la capital, que tuvo como maldición a un funcionario inútil, soberbio y hasta corrupto.

     A tres meses de que tomó posesión, Ahued ya ha hecho más obra, ofrecido más soluciones y platicado con más ciudadanos de lo que pudo hacer en cuatro años su antecesor, Hipólito Rodríguez Herrero, que tiene la dudosa honra de ser el peor alcalde que ha padecido la Atenas Veracruzana, y vaya que ha habido munícipes malitos en su historia (junto a otros inmejorables, y menciono a todos ellos en el nombre de Armando Méndez de la Luz, para evitar olvidos o señalar a otros amigos muy queridos, lo que podría ser sospecha de favoritismo del corazón).

     Para no caer en el facilismo de la opinión o de la relación de datos sin fundamento, vayamos al hecho de que la actual comuna dejó de cobrar un sospechoso cargo del recibo de agua, que era de un 2 por ciento adicional al costo para “remediación ambiental”.

     Ese cobro indebido -que significaba millones de pesos mensuales- era utilizado, según Hipólito y su gente, para mejorar considerablemente las condiciones ecológicas de la ciudad, pero como nadie vio algún avance en ese tema, muchos piensan no sin razón que sirvió más bien para remediar las necesidades de una nómina que fue abultada de manera espantosa con el fin de cubrir “compromisos” con militantes de Morena, que hasta que no fueron gobierno se dedicaron a engrosar las marchas y manifestaciones de los pejistas. Son esos mismos que llegaron a puestos sin tener ningún conocimiento ni experiencia y sólo sirvieron para disminuir hasta la ruina las finanzas municipales. Dicen algunos enterados que llegaron a ser miles los aviadores que cobraron injustificadamente 416 jugosas quincenas y cuatro sobrados aguinaldos, nadamás por su lealtad pejista al 99 por ciento y por su ignorancia supina al cien.

     El actual equipo del alcalde Ahued, que tiene personas capacitadas y de gran experiencia (saludos a tres mujeres valiosísimas: Patricia Ortega Pardo, Cecilia Coronel Brizio e Indira González Ramírez), borró aquel cobro draconiano, que era un robo a la ciudadanía, y sin embargo ha hecho en meses más acciones ambientales que en años la comuna anterior.

     Ricardo Ahued Bardahuil está demostrando que es posible gobernar bien, lograr la armonía con la población, mejorar la infraestructura municipal, dar calidad a los servicios públicos y sanear las finanzas.

     Es fácil para él, solamente trabaja 18 horas al día, es honesto a carta cabal y muestra las mejores intenciones de ser un gobernante capaz, sencillo y eficiente.

[email protected]

Lo último

Columnas