lunes, agosto 15, 2022

El estafador

 Es momento de frenar al gran estafador. Cruzo la línea. La ambición. La gula del poder. Creer todo lo puede, pero saber sus limitaciones le frustra. Sus benditas redes sociales –  principalmente-  lo retratan sin piedad. Exhiben su pequeñez física y mental.     Capitanea a la delincuencia organizada.  Encabeza la estafa maestra. Moviendo la riqueza nacional  en opacidad sin rendir cuentas.  Las instituciones le estorban pues es infractor. Su pasado de transgresión le abruma. Un hermano asesinado y un amigo parapléjico. Producto de un  carácter violento no controlado. Con un visible problema psicológico. Tal vez un peligroso bipolar.   El más grande ambicioso. ***  Almacena fortunas que pertenecen al pueblo empobrecido y violentado en todos sentidos.     Pretenso líder que  solo es un  hombre lleno de odio, rencor, resentimiento. Emociones  propias de los excesos.  Ambición de poder y dinero.  Mentes enfermas que crean situaciones ficticias.  Convencido de  sus propias mentiras.  Desquiciamiento que le lleva a creer estará en la historia universal como salvador.  No tiene empatía. Deshumanizado  no le importa quitar servicios y medicamentos básicos a la población. Ni mujeres, niños y ancianos le importan. Sus sueños lúdicos- además de Nayarit- son  sus supuestas obras públicas, que no pasarán de ser elefantes blancos. Gobierno gris, inepto donde senadores, diputados, secretarios son unos títeres. Por ello el fortalecimiento de las fuerzas armadas ***Los antes respetados y hasta admirados   militares que hoy se ven con resentimiento. Cambiaron su honor por denarios. Les embarró las conciencias con concesiones millonarias. Puestos  a su par.   Olvidando en su ignorancia supina la historia universal, que registra el honor rescatado de los mismos y entregados los dictadores al juicio público. Es de verdadera compasión ver a un sujeto enloquecido, cometiendo errores tan básicos. Ignorado por las grandes potencias a las que reta bravuconamente. Convencidos que es un fanfarrón tercermundista a quien no vale la pena responder. El día que lo hagan…*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué  tomar.

otros columnistas

Beatriz

Dignidad

Pedestre

Patéticos

Insensatez

La ciudadanía