jueves, agosto 11, 2022

Magistrado Raúl Pimentel se jubila y deja más huérfano al Poder Judicial

Lo último

Jaime Ríos Otero

Este viernes, el Poder Judicial de Veracruz pierde a uno de los mejores juristas que han enriquecido sus filas en la historia y a uno de los, cada vez más escasos, letrados que integran el Tribunal Superior de Justicia. En los últimos años, éste ha transitado por miserables etapas de designación de togados sin experiencia litigiosa ni carrera judicial.

Al cumplir 70 años de edad y a sólo dos meses de cumplir 50 años como funcionario en ese poder, se retira el respetado magistrado Raúl Pimentel Murrieta.

Diversos entes como la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, el Instituto de Investigaciones Jurídicas, la Universidad Politécnica, y la Federación de Colegios Barras y Asociaciones de Abogados del Estado de Veracruz entre otros, le han rendido homenajes a este juzgador, que ha llenado de brillo el conocimiento, la aplicación y el respeto a la ley al derecho.

Le fue entregado un diploma, con la presencia de las magistradas María Concepción Flores Saviaga y Patricia Montelongo Guerrero, el maestro Antonio Barat Pérez, doctor Octavio Ruiz Martínez, director de la revista Jurista; licenciado Mario Ulises Pereyra, maestra Rosa María Hernández Mora, doctor Ángel Cruz Rodríguez, maestra María Teresa Espinoza Cano, licenciado Antonio Barat Burni, maestro Armando Rivero Fortuna, entre otros.

Ahora se dedicará a otra faceta que le resulta apasionante, como es la academia. Transmitirá su saber en conferencias, clases, cursos y conversatorios, como ha hecho siempre.

Quien suscribe estas letras aprendió de él en el Doctorado en Derecho Público del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Veracruzana, algo demasiado importante: el maestro jamás pasaba lista y siempre tenía el salón repleto de alumnos. Sus clases no eran para perdérselas.

Cada vez quedan menos de los buenazos en la judicatura veracruzana.

A sus conocidos, amigos, colegas y alumnos les ha transmitido este 4 de marzo el siguiente

Mensaje del magistrado, doctor Raúl Pimentel:

Cada día de vida es especial, sin embargo hay fechas que dejan una huella perdurable por siempre en la memoria y marcan el destino, hoy es una de ellas, culmino una carrera judicial de cincuenta años, con vicisitudes y retos, poniendo el mayor esfuerzo para salir avante y superar obstáculos.

Quizá inmerecidamente recibo reconocimientos de las asociaciones de abogados, universidad veracruzana y del instituto y Politécnica, así como de mis compañeros del poder judicial.

Empiezo nuevas actividades con el mismo entusiasmo de un adolescente, siempre al cobijo del calor de mis amigos, compañeros de trabajo, familia y múltiples personas que no por casualidad sino por imperio del destino se han cruzado en mi sendero y me acompañan permanentemente.

Siempre estaré agradecido y dispuesto a afrontar los retos con el apoyo de ustedes.

Gracias por ser mis amigos, porque como decía Helen Keller es mejor caminar con un amigo en la oscuridad que solo con el resplandor de la luz.

Atentamente.

Raúl Pimentel Murrieta.

Relacionados

Columnistas