lunes, noviembre 28, 2022

Estambul

Para mi amigo el periodista Santos

Solís Ríos, que le sabe más a esto

Seguro a usted también le pasa, es natural: de pronto se me viene una idea en la mente (y también me sucede con una canción) y la traigo metida todo el día en la cabeza.

     Pues me sucedió que el fin de semana pasado, sin motivo aparente alguno, de pronto me encontré pensando y repensando en tres ciudades, dos muy históricas: Bizancio y Constantinopla, y una un poquito histórica: Estambul.

     Y lo primero que encontré cuando me di una buena zambullida en mi buscador favorito (el que esté libre de Google, que arroje la primera piedra) ¡es que son la misma ciudad!

     Sí, “Bizancio fue fundada en la orilla europea en el año 667 a.C. por colonos griegos de Megara, a lo largo de un golfo profundo y resguardado: el Cuerno de Oro”. Eso de la orilla europea, que da al mar Mármara, es porque la otra orilla da al mar Negro y ya es Asia.

     Vean: “La prodigiosa historia de Estambul y su permanente actividad económica es debida a su situación entre dos corrientes de civilización: la del Mediterráneo al mar Negro y la de Europa a Asia.”

     Bueno, leo que desde su fundación hasta el año 330 d.C.se llamó Bizancio, y de esa época hasta 1453 fue conocida oficialmente como Constantinopla. Y Estambul se llama oficialmente así apenas desde el 28 de marzo de 1930.

     Constantinopla fue la capital del Imperio Romano de Oriente (también llamado Imperio Bizantino). Fue reconstruida de 324 a 330 con gran brillantez por el emperador Constantino y a la caída del imperio se convirtió en la capital del imperio Otomano, hasta que en 1923 se estableció la república en Turquía.

     Actualmente, la mayoría de la población es musulmana y hay algunas minorías católicas y judías. No obstante, es la sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, capital mundial de la Iglesia Ortodoxa.

     Y miren este dato: “Después de largos años de conflictos con los turcos, que ya habían conquistado el resto del Imperio Bizantino, Constantinopla cae bajo su dominio el 29 de mayo de 1453, en que Mahomet II, entraba a caballo en Santa Sofía, que fue transformada en mezquita. Esta fecha marca el final de la Edad Media.”

     Actualmente, Bizancio/Constantinopla/Estambul es una de las ciudades más turísticas de Europa y cada año es visitada por millones de personas.

sglevet@gmail.com

otros columnistas

Cuidado con el cambio /3

Cuidado con el cambio /2

Cuidado con el cambio /1

Las dos marchas

Futbol y política

No ver el Mundial