miércoles, junio 29, 2022

Elecciones, preocupación pública

Línea Política 9 de marzo del 2021…Agustín Contreras Stein.

AUNQUE no se quiera creer de esta manera, pero ni siquiera el enorme problema de salud que padece el país en este momento, ha logrado minimizar la preocupación ciudadana y del gobierno, en las próximas elecciones que tendrán lugar el seis de junio de este mismo año.

Para el gobierno, la mayor atención está puesta, precisamente, en este proceso electoral, cuya importancia se ha fijado a partir de la gran participación política de mujeres y de hombres, además del propósito político que anima a los diversos partidos que estarán disputando las principales posiciones electorales para tratar de lograr que en los congresos, federal y estatales, principalmente, se llegue a tener un verdadero equilibrio legislativo. Desde luego, que todas las posiciones políticas que estarán en juego, son de suma importancia ciudadana, pero en lo que corresponde a las diputaciones federales y estatales, se concentra el mayor interés por las decisiones que ahí se toman.

Este proceso intermedio, tiene la posibilidad de resolver el futuro de México, porque si el partido en el poder gana nuevamente la mayoría en los congresos, ya no habrá manera de revertir los grandes perjuicios que se habrán de tener en los siguientes años, los cuales seguirán repercutiendo en los gobiernos posteriores, que seguramente, podrían quedar en manos de los mismos actores políticos que hay gobiernan el país.

Es tanta la preocupación política del momento, que los graves problemas de la salud, responsabilidad directa de los gobiernos, no se toman en cuenta y posponen atención y presupuesto para otros tiempos, pues ahora lo más prioritario, parece ser, es la inversión económica en las cuestiones políticas. De los resultados de estas elecciones del próximo mes de junio, depende el futuro de la presente administración, pero también, sin duda, del propio país, que por ahora parece deshacerse en las manos de un solo hombre, que en pocas palabras, está decidiendo, tanto la vida como la muerte de cada mexicano, al preferir mayor inversión política, que mayor atención pública, en relación al enfrentamiento de la grave enfermedad del Covid-19.

En tales circunstancias, el pueblo mexicano, tiene que esperar a que pasen las elecciones, para que la mirada del gobierno, vuelva a fijarse en el problema de salud que ocupa al mundo entero, pero de manera particular, al propio país.

                                                              ——————-

LA INSEGURIDAD POLÍTICA.

PODRÍA PENSARSE que la violencia que se comienza a generalizar en el Estado de Veracruz, contra los actores políticos, en plena gestión electoral, fuera parte de la inseguridad general, la que se ha venido observando todos los días en el territorio estatal, pero no, esta violencia muy marcada, dentro del ámbito político, es especial, porque se realiza dentro del marco político electoral, cuando las campañas políticas inician y donde pudieran advertirse tres factores de participación en los hechos, es decir, de los internos que suelen ocurrir por la misma competencia electoral, por la intromisión del Estado, y por la intervención externa, es decir, de grupos que no siendo políticos, tienen especial interés en los resultados finales de la elección.

No es la primera vez que esto sucede, pues en determinadas épocas políticas, aparecidas hace más o menos unos cincuenta o sesenta años, también participar en la política, era sumamente peligroso, porque existieron estos factores de los cuales hemos comentado, aunque a decir verdad, por largos años, también de gozó de una competencia sana, civilizada y segura.

La relajación de las medidas de seguridad, la polarización política que se ha gestado y la participación de la misma delincuencia organizada, ha puesto nuevamente en serios aprietos a los procesos electorales, amenazándolos, indudablemente, con desestabilizarlos.

                                                               ———————-

XALAPA, EN LA DISYUNTIVA POLÍTICA.

SE HAN GENERADO varias opiniones políticas que tratan de explicar la situación política del municipio de Xalapa, relacionada con la participación de grandes e  importantes actores políticos que ya se encuentran en la disputa por la Presidencia Municipal.

Todos dicen que tanto Ricardo Ahued Bardahuill, como David Velasco Chedraui, tiene en común ser dos ex alcaldes que tuvieron la oportunidad de gobernar y de administrar al ayuntamiento local. No se dice quién de los dos fue el mejor, pero sí se dice que ambos tienen la posibilidad de ganar, porque son ampliamente conocidos y porque, en determinado momento, tienen su propio capital político que lograron acumular con sus buenas acciones.

Para Morena, Ahued Bardahuill, es la mejor opción política que tienen, porque es el único que puede competir con grandes posibilidades de ganar.

Para la coalición, sí es que llega a concretarse por los tres partidos más importantes, David Velasco Chedraui, también significa la mejor opción para los propósitos electorales que se avecinan.

Entre ambos, está, sin duda alguna, el futuro alcalde de Xalapa.

                                                           ———————–

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

otros columnistas