viernes, mayo 20, 2022

México y Morena, entre la continuidad y el continuismo

Relacionados

El avance del tiempo es inexorable y la dinámica de los acontecimientos prosigue sin tope alguno, por ese proceso en México nos acercamos cada vez más a la coyuntura sucesoria: ¿surgirá del seno social mexicano un líder capaz de enfrentarse a la pujante inercia de Morena, partido en el poder, que va en pos de ratificar su triunfo electoral en 2024? Aún no se advierte esa aparición en el horizonte de la corriente opositora a Morena, en cambio, el partido del presidente navega viento en popa con por lo menos tres precandidatos a modo, unos con perfil continuista, otros con tendencia a la continuidad, ¿cuál sería la diferencia entre ambos conceptos? Pudiera incurrirse en riesgo de visualizar una percepción errónea respecto al asunto, sin embargo, proponemos que en política de sucesión gubernamental el continuismo consiste en proseguir al pie del guion las acciones y actitudes del predecesor, ya por imitación o bien por asendereada convicción, sin cambio sustantivo en la conducción; en cambio, la continuidad deriva en proseguir el mismo horizonte ideológico, pero con flexibilidad de acuerdo a las circunstancias económicas, políticas y sociales imperantes. Respecto a quién o cuál de los actores políticos ubicados en el umbral de la sucesión y en el ánimo presidencial presentan las características para tal o cual tendencia bordaríamos en la especulación si intentamos atribuirlas a cada uno en lo particular. De cualquier modo, priva en el ambiente nacional la probable ocurrencia de una u otra posibilidad.   

Lo último

Columnas