sábado, agosto 13, 2022

Diputados falderos

Lo último

Jaime Ríos Otero

Quizá nunca, o pocas veces, se habrá visto en Veracruz que fuera reformada la Constitución Política de esta Entidad Federativa para favorecer a un político en especial. Este martes fue aprobada una modificación a la Carta Magna local para introducir la posibilidad de que la señora Rocío Nahle, zacatecana de nacimiento y con algunos años viviendo en el sur del estado jarocho, pueda ser considerada ciudadana veracruzana y, con ello, aspirar a gobernar Veracruz.

En alguna reunión con periodistas, el hoy reo Javier Duarte de Ochoa, presumió tener tanto control del Congreso local que si él, fanfarroneó, hubiera impulsado un cambio de nombre a Veracruz, se lo hubieran aprobado los diputados. Y era cierto. El tristemente célebre Juan Nicolás Callejas Arroyo concluyó su carrera pública y su vida, representando el terrible papel de cancerbero de Duarte para dejar hundido en deudas al Estado.

Aquellos diputados eran mayormente priistas.

Estamos en una situación similar. El Congreso local es una oficina de trámites del gobernador Cuitláhuac García, que obedece lo que él dispone y desea, aunque resulte un disparate. A Cuitláhuac se le ha puesto hacer alianza con Nahle para impulsarla a la gubernatura, y el Congreso mueve la cola y atiende.

Estos diputados son morenistas.

Los opositores reflexivos dicen que ojalá realmente sea Nahle la candidata. Le ven menores posibilidades de triunfo que a otros.

Relacionados

Columnistas