sábado, octubre 1, 2022

Hace falta fuerza opositora

Por Ángel Álvaro Peña

A la democracia mexicana le hace falta una oposición fuerte, sólida, con propuestas, que en el debate parlamentario no se distraiga en insultos sino presente argumentos que sorprendan más que las descalificaciones.

La oposición es tan frágil en el país que algunos medios se han convertido en sucursal de los partidos porque éstos no cumplen con los requisitos y son llamados para crear el equilibrio que los partidos no pueden crear. Incluso, el propio árbitro electoral se ha visto en la necesidad de apoyar a la oposición ante la carencia de argumentos, que empieza a identificar a grupos conservadores no sólo en México sino en Latinoamérica.

Esta visión de una oposición que niega todo desespera no sólo a quienes están inconformes con el actual gobierno sino al propio gobierno que no tiene un interlocutor de calidad para proponer, debatir con altura, solucionar problemas conjuntamente. Los otros partidos simplemente dicen no a todo. Y por si no fuera esto suficiente para mostrar su fragilidad y carencia de propuestas ahora intentan crear un hueco, con la moratoria constitucional, que es una de las pocas propuestas de la oposición y que consiste en un paro en la vida del Legislativo. Es decir, no debatirán sólo negarán toda propuesta que venga del Ejecutivo o del partido en el poder.

López Obrador hizo referencia a una oposición que realiza su tarea a través de los amparos para detener la obra pública, situación que nunca antes había sucedido, porque se supone que toda obra  tiene la justificación de beneficiar a la sociedad, y la oposición crea un clima de rumores para justificar su obsesión por los amparos, desde la clausura del aeropuerto de Texcoco, que se iba a construir en un lago, hasta el Tren Maya que a pesar de las evidentes ventajas siguen interponiendo amparos para evitar que se construya.

Comentó: “Y es también legal el que se utilice el amparo y que haya oposición, es normal. Y además entiendo que estén molestos, y hasta les ofrezco disculpas por las molestias que ocasiona el desterrar la corrupción de México, les ofrezco disculpas”.

Así, el Presidente reconoce no sólo que la oposición está débil, en la mayoría del territorio nacional y que tampoco cuenta con el apoyo de los medios, resentidos algunos de ellos por retirarles el apoyo que tradicionalmente recibían del gobierno federal con cargo al erario. Y, aun así, habla de su popularidad, al decir: “Ni modo que lo atribuyan a que tengo el apoyo de los medios de información, porque ellos saben perfectamente que no es así, ellos controlan los medios de información, la mayoría. Y se han metido hasta en las redes sociales, y tienen expertos y compran bots, manejan robots, y compran lealtades y compran conciencias, y no les funciona, porque no aceptan que el pueblo es sabio y tiene un instinto certero la gente. Pero para ellos el pueblo no existe, no le tienen respeto al pueblo y luego no quieren al pueblo. Entonces, por eso no avanzan y no hacen caso. Les doy consejos que no causan honorarios y siguen lo con lo mismo”.

Prueba de la actitud de los medios es que no difunden los logros del gobierno, que sin mentir ni investigar mucho, se dan a conocer por los medios habituales de la conferencia matutina y un ejemplo de esto es la situación del maíz blanco, un símbolo y una necesidad alimenticia.

López Obrador informa que luego de muchos años, y más de medio siglo de aquella revolución verde que otorgó a México el reconocimiento internacional, el país es autosuficiente en maíz blanco, lo mismo que en frijol, alimentos básicos de los mexicanos que dejarán de ser importados, porque se sabe desde hace mucho tiempo que el campo no sólo da de comer a los mexicanos sino que su autosuficiencia otorga soberanía y libertad a la hora de negociaciones con socios comerciales o intercambios con otros países.

Añadió que hay un Precio de Garantía para el maíz que se ha incrementado para que no falte, debe tomarse en cuenta que desde hacía varios años la producción alimenticia del país había desaparecido los precios de garantía para favorecer a los intermediarios.

“No hemos querido promover importación de maíz amarillo porque queremos que se siga consumiendo maíz blanco. El maíz amarillo lo importan los productores pecuarios para forraje básicamente. No nos oponemos a eso, pero el gobierno no promueve el que se produzca maíz amarillo o, mejor dicho, que se importe maíz amarillo”, comentó el Presidente.

Todos estos procesos llevan a incrementar los precios, porque obedecen a elementos como los insumos, los energéticos, los fertilizantes, factores que tienen también su propio proceso de producción que arrojará estabilidad. Por ejemplo, se echó a andar una fábrica de fertilizantes en Poza Rica y se están entregando esos mismos productos a los productores directamente.

Es decir, se trabaja en reducir los precios, lo cual nunca había ocurrido en el país, porque los precios de ningún producto bajaron y nunca se trabajó para que eso sucediera, de tal forma que hay diferencias que existen y deben ser analizadas con detenimiento y no para alabar sino para tener argumentos que estabilicen la vida democrática de México y den legitimidad. Cuando en realidad lo que sucede es que algunos medios y los legisladores de oposición prefieren no trabajar. Los medios no difunden lo que sucede y los diputados y senadores no legislan, sólo se cruzan de brazos.

El contrapeso político es una práctica de la democracia y la idea de los vacíos informativos y los brazos caídos sólo afectan al país, a la democracia ya los mexicanos. Porque ningún ciudadano va a pedir que los represente un legislador que no participa en la vida parlamentaria del país, a pesar del cúmulo de necesidades de los habitantes que supuestamente representa.

A más de un diputado responsable le hace falta tiempo para gestionar desde la Cámara, factores que eleven el nivel de vida de las personas que representan, pero para otros la representación se convierte en una herramienta de chantaje y extorsión.

PEGA Y CORRE

Paralelamente a la búsqueda de los 10 mineros de Sabinas, Coahuila se realizan las investigaciones contra quienes permitieron que se trabajara en una mina que no estaba todavía lista para realizar labores. Las pesquisas se dirigen a políticos estatales que ejercen todavía el cacicazgo en esa parte de la entidad.

Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes

otros columnistas