miércoles, junio 29, 2022

Cuitláhuac, cero popularidad y respaldo ciudadano

Línea Caliente

Por Edgar Hernández*

¡El rechazo popular lo coloca en el lugar 28
de 32 gobernadores!

Cuando por primera vez, hace un par de años, el entonces flamante
gobernador Cuitláhuac García Jiménez, fue colocado entre los cinco
peores gobernadores, parte de la opinión pública veracruzana consideró
que la evaluación era apresurada.
Que había que darle un poco más de tiempo.

Ello fue al corte de diciembre de 2018 cuando sorpresivamente su
gobierno contrataba préstamos millonarios para cubrir el gasto corriente.
Ya para la evaluación mensual de enero de 2019, “Mitofsky” y “Arias
Consultores”, repetían la desaprobación a partir de los primeros visos de
corrupción en la compra millonaria de patrullas.

Al tercer mes, ya más asentado su gobierno, los veracruzanos le pusieron
tache ubicándolo en el lugar 30 de 32, por sus actos de nepotismo tras
culpar a su abuela Manuela Durán Gómez, ya muerta, de los hijos que
procreó con diferentes cónyuges, pretexto para entregar las finanzas
públicas a su primo hermano Eleazar.
Abril y mayo, seguimos en 2019, sirvieron para conocer el verdadero
rostro del gobernante con las primeras muertes de periodistas, la escalda
criminal del Cartel Jalisco Nueva Generación y seis Carteles, así como las
primeras sospechas en la compra de medicinas en el sector salud.

Ello sumado a su necio afán de echarle la culpa de todos los males a los
gobiernos anteriores lo cual lo colocó en el penúltimo lugar en la
preferencia nacional reciamente disputada por otro que piensa y decide
con los pies, el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco y el que cura
con mole el coronavirus, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa.

Al cierre del 2019 se descubren subejercicios por mil 200 millones de
pesos al tiempo que la Auditoría Superior de la Federación descubre
irregularidades en el gasto público superiores a los 17 mil millones de
pesos.
Y de nuevo al fondo en la aprobación ciudadana.

Así, ya más curtido en la maña política, Cuitláhuac –para entonces
considerado el “Juanito” del Peje”- se cobija con el manto presidencial.
La ciudadanía, sin embargo, sigue sin tragarse la píldora arrinconándolo,
mes con mes, entre los cinco peores. Extrañamente, sin embargo,
Mitofksy lo sube el 5 junio del año pasado, al lugar 11 de 32 provocando
controversia tal que la empresa sale a precisar que los porcentajes son
parciales.

Ya para el 2020 el gobernante atrincherado en el convencimiento de que
Yunes Linares es el culpable de todo lo malo que pasa en Veracruz, se
sucede el gravísimo problema de salud pública por la Pandemia de Covid-
19, donde sale a flote su impericia, ausencia de liderazgo e información
equivocada a la ciudanía.

Inopinadamente habilita hospitales –el del Velódromo y el “Centro de
Raqueta” de Boca del Río nunca funcionaron- dejando a un lado al
hospital de especialidades de Coatzacoalcos, jamás inaugurado, porque
Yunes Linares lo construyó, así como la decisión de abrir las playas en la
Semana Mayor a grupos de 30 personas.
Fueron decisiones fatales.
Los respiradores nunca llegaron, las medicinas simplemente no fueron
compradas y de paso se dejó en total indefensión a los niños con cáncer.
Ello lo estacionó en los lugares 27, 28, y 30 por tres meses, según Arias
Consultores.

La reclusión ciudadana por la pandemia fue aprovechada para que sus
colaboradores saquearan las arcas a la sordina y de pronto las casas
inmobiliarias registran una inusitada escalada de compra de residencias
en zonas exclusivas de Xalapa, Boca del Río y Alvarado.

Se reporta asimismo una descarada preferencia del 92 por ciento a la
obra pública para los amigos a cambio de moches que alcanzaron hasta el32 por ciento registrándose al mismo tiempo una inusitada compra de
vehículos blindados de última generación.

En paralelo, de cara a las elecciones de junio, se reporta la compra de
conciencias a través de los programas sociales de parte de la Secretaria
del Bienestar que encabeza el delegado Manuel Huerta Ladrón de
Guevara, acusado de violación.
Y de nuevo a la cola en la aprobación ciudadana.

El punto es que a la vuelta de 25 meses el gobierno de Cuitláhuac García
muestra una total ausencia de respeto institucional al invadir a los
poderes y quitar y poner a magistrados presidentes del Poder Judicial,
nombrar por dedazo como presidente del Congreso a Rubén Ríos,
afamado golpeador de mujeres y dejar en manos los hilos del gobierno a
un bravucón de cantina apodado el “Bola 8”, Eric Cisneros.
Ello daría como resultado que le siguieran poniendo cero a su gobierno
los encuestados.

A últimas fechas, a finales del año anterior y el arranque del presente,
aflora a nivel nacional el descrédito al convertirse en el hazmerreír de la
opinión pública con sus explicaciones cantinflescas de cómo estar inmunes
a la nueva cepa del coronavirus “Ya que en Veracruz no hay aeropuerto
internacional que reciban vuelos de Inglaterra”.
Luego explicando con esa voz aflautada la corrupción del pasado y el uso
de la “Vitacilina” para Yunes Linares o lo del “Tren Aéreo” que hay
entre la ciudad de México y Toluca.

Sus absurdas huertas familiares a base de “lombricompostas” de risa
loca; sus “amigos” con derechos, que se publicitan en las redes en
incómodas situaciones, y ese afán de exhibirse en redes con sus bailecitos
los sabadabas.
A ello se suman los escándalos de sus hermanos.

Quetzalcóatl está acusado de acoso sexual en contra de menores que
estudian en el CETIS de Banderilla. Tonatiuh en viajes de “negocios” por
China, Canek denunciado por ser preferenciado en la compra de
luminarias por 60 millones de pesos y la media hermana, Dorheny
García, diputada federal pluri misma que quiere hacerla alcaldesa de
Xalapa.

Por eso Cuitláhuac está en los últimos lugares, peleando a pulso entre los
peores.
Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

otros columnistas