miércoles, agosto 17, 2022

¿Julian Assange en México?

Política cero

Jairo Calixto Albarrán

Como el sector opositors es predecible pero contradictorio (ya saben, hace unos meses los del KuKluxPAN abominaban la revocación de mandato y ahora se la quieren aplicar a Sammy García, no tanto porque quiera resolver los problemas de Fosfoleón a fuerza de tiktoks, sino más bien para acicatear a Dante Delgado por no perderles el asco a los monstritos de Claudio XanaX González, el PRI, PAN y PRD para que se metan en el mismo cuarto oscuro electoral), me pregunto qué pasaría si Julian Assange, el máster de los wikileaks, llegara a México en calidad de asilado.

Me imagino un linchamiento mediático como el que le quisieron aplicar a Evo Morales los adalides de la libertad de expresión y krauzistas nada leninistas que los acompaña, acusándolo de golpista cuando la verdadera golpista era Jeanine Áñez, la Lilly Téllez boliviana, que ya está entambada. Y claro, cuando se supo quiénes eran los verdaderos pinochetistas de Bolivia, ningún sesudo periodista se disculpó; igual que los defensores a ultranza Calderón y García Luna Productions que, de tener la oportunidad, le harían el paro a Lex Luthor, el Acertijo y Thanos con su Guante del Infinito.

Por principio, los bots del PRIANChu encabezados por Furcio, Alazraki, Sarmiento, Georgie Ramos, Loretito y el señor del PH saldrían de inmediato a acusar a AMLO de tratar de mortificar a Biden y luego pasarían a denostar su labor al ritmo de ”Pedro Ferriz es mejor reportero que Assange”, “Loret hace investigaciones de a de veras”, “eso lo hubiera hecho mejor el Tícher”, “Estuvo mejor la entrevista de Carmen con Labastida”, “Brozo ha hecho praus praus más chidos”… y todo bajo un solo slogan: “Más Denegri y menos Assange”.

Ya luego pasarían a señalar a Assange como un peligro para México por haber revelado secretos clasificados de La Casa Blanca, solo para entorpecerle al Tío Sam su plan para conquistar al mundo. Más tarde lo acusarían de ser comunista, y en una de esas capaz que el expresichente Jelipillo, que anda muy lépero y changoleón porque todo le sale del nabo, saldría a insultar a Julian como hizo con Epigmenio Ibarra solo porque le dijo sus verdades. Son tales sus dislates estilo Alito Moreno, que tengo la impresión de que al Calderas le están dando Tonayán adulterado. ¡A ver si no se queda ciego!

Cumpliendo la primera semana, el sector opositors llamará a Assange dictador, como están haciendo los uribistas-voxistas con Gustavo Petro. Son muy capaces jajajaja.

otros columnistas