lunes, noviembre 28, 2022

‘Cabeza de Buey’ y la maldición de Brozo y Loret

Por si estaban con el pendiente ya tomé mi curso de ninja supersayayín porque con las últimas derrotas estrepitosas del KukluxPAN por doquier, sin duda deben estar injertados en basiliscos con forma de Daniel Tabe, #LordCuchillo para los amigos de las armas punzocortantes, y ya deben estar en las calles bien Whitexicans Psycho. Alejen a Margarita Zavala de la cuchillería, plis. Y es que el último bastión calderónico, Tamaulipas, que acabó de arruinar el panista Cabeza de Buey, se les cayó estentóreamente a pesar de las chicanadas leguleyas que quisieron aplicar para seguir medrando. Las denuncias del candidato morenista, Américo Villarreal, destaparon la intentona de Francisco García de meterlo al tambo a la malagueña.

Y es que solo a Cabeza de Cow se le ocurrió rodearse de señoros tan probadamente inútiles como Gil Zuarth y Javier Lozano para defenderse. Aunque su jefe de jefes, el expresichente Jelipillo, un resentidazo social de campeonato, lo haya obligado a reclutarlos, mejor los hubiera mandado al departamento de intendencia y de carnisalchichonería donde no hicieran daño, pues estos personajes y el resto de la runfla de maleantes que los acompañan solo estaban ahí para atracar en despoblado.

En el colmo, Cabeza de Vaca tuvo la pésima idea de buscar el respaldo de personajes todavía más desprestigiados como Lilly Téllez y la Rabadán, que creen que poniéndose como doña Florinda todo lo van a resolver. Por eso siempre quedan en ridículo, urgidas de una terapia de manejo de ira y de inteligencia emocional.

Y por si eso fuera poco, Cabeza de Vacuno acudió a las entrevistas con Brozo y Loret en Ladillus, donde todos los que salen ahí terminan siempre con la maldición de la vergüenza. Neta, estos payachitos de la tele tienen tan mal karma, que quienes pasan por sus sets suelen terminar en el callejón de los sueños rotos. Pensemos en Chiflano Aureoles, Anaya, Markititito, Zambranitititito, Alitititito, Monreal ad infinitum. Loret y Brozo son como Pedro Infante en A toda máquina, en donde a todos los que aprecia y quiere les cae el chauistle, la desgracia y la fatalidad. Yo le recomendaría a los del sector opositors que huyan de ellos como de Daniel Tabe en éxtasis y con cuchillo cebollero en mano.

Loret y Brozo, el Trujillo tenebroso, más aún con hackeos y filtraciones, son el verdadero peligro para la oposición. Ahora se quieren sentir Julian Assange y terminarán siendo tristes Penileys. Jairo Calixto Albarrán jairo.calixto@milenio.com @jairocalixto

otros columnistas