domingo, agosto 14, 2022

Nuevo León se seca

Por Ángel Álvaro Peña

La escasez de agua en Nuevo León no es un problema nuevo, pero han sido avisos que por no atender puntualmente ahora se juntan en un momento cuando tienen al menos político de sus gobernadores y al peor preparado para el cargo.

Si Samuel García hubiera conocido la historia de su estado probablemente no hubiera competido por la gubernatura; sin embargo, su obsesión de poder por el poder, lo llevó a ganarse la rifa del tigre.
Animado a concursar por su ignorancia, su esposa y Dante Delgado, ahora el imberbe gobernador no sabe qué hacer porque la entidad se le va de las manos como si fuera agua, valga la comparación.

El emporio industrial que fue Nuevo León ahora se ve afectado por la falta de agua, por ejemplo, la Cervecera Heineken, que anteriormente fuera la Cervecería Cuauhtémoc y Famosa, la cual utiliza 6.9 millones de metros cúbicos al año desde 2019 amenaza con irse. Pero eso no es nada, la empresa argentina acerera Ternium, tiene permiso para explotar en Nuevo León más de 14.6 millones de metros cúbicos, lo cual representa dos veces el agua del Lago de Chapala, en Jalisco. Cuestiones de corrupción; propias del neoliberalismo.


El gobernador de Nuevo León, Samuel García, desde su campaña aseguraba que su entidad no necesitaba de nadie, que era autosuficiente y que gracias a los impuestos que genera su estado vivían sin hacer nada los habitantes del sureste. Ahora, la realidad muestra su torpeza al informar que se traerá agua de Veracruz para abastecer Nuevo León.

Samuel García descartó que San Luis Potosí esté contemplado, ni es parte del tema en cuanto a traspaso de agua y en cambio es Veracruz de donde se traerá y, a pesar de su situación la soberbia no abandona al Doctor García Sepúlveda y le echa la bronca al gobernador de esa entidad al señalar: “A mi homólogo de San Luis simplemente decirle que ese tema no le compete a él, le compete a Conagua, y ésta autorizó a Nuevo León 15 metros cúbicos de Veracruz, San Luis ni es parte del tema, ni es su tema y su estado ni está metido”.


Se desconoce exactamente la cantidad agua se traerá de Veracruz a Nuevo León, pero por mucha que sea debe elegirse si se le da prioridad al uso doméstico o a las empresas que empezaron a amenazar con irse del país si no se les da preferencia.

Por si esto fuera poco, buena parte del turismo de Nuevo León se basó en la pesca, la cual se realizaba en las diferentes presas como La Boca, Cerro Prieto, El Cuchillo, Libertad, entre otras, y ahora estos visitantes ni se acercan ante una sequía que mantiene a la población de la capital del estado con el suministro del líquido una o dos veces por semana.

La Conagua informa que las principales fuentes de consumo en la entidad es la agricultura y la ganadería, que representa cerca del 65%; seguida por el uso público urbano, a cargo de Agua y Drenaje, con un 25%; usos múltiples, alrededor del 6%, e industrial, menos del 4%.
El director de Agua y Drenaje de Monterrey, Juan Ignacio Barragán, señala: “Ese es el déficit que tenemos”, señala. “No es una situación de vida o muerte, conservamos el 75% de nuestras fuentes, pero sí puede afectar el abastecimiento”.

El activista ambiental Antonio Hernández calcula que en Nuevo León existen más de 12,000 concesiones de agua a particulares. Al revisar los títulos otorgados a las empresas por la Conagua solamente en área metropolitana de Monterrey, el biólogo ha observado una marcada diferencia con las cifras reportadas por las autoridades.

“El uso urbano tiene el 43 por ciento de las concesiones y la mayoría son para servicios de Agua y Drenaje de Monterrey y para algunos ayuntamientos, y el 57% restante se reparte entre el uso industrial y el uso agropecuario”, afirmó, lo cual pone en un estado de vulnerabilidad a la población y expone una prueba más de la injustica e ilegalidad con la que se vivía en los gobiernos anteriores, donde la prioridad de un elemento tan esencial para la vida como es el agua era otorgado a las empresas frente a las necesidades de la población, lo que es peor a precios muy bajos y a veces regalada, esto habla del servilismo de las autoridades, de todos los niveles, ante la inversión extranjera.

Conagua prevé para Nuevo León un panorama desolador en materia de lluvias, pues se pronostica que no lloverá en los próximos tres meses y si llega haber precipitaciones, no serán suficientes para paliar la “sed” que padece el estado.

La meteoróloga de Conagua, Dulce Guadalupe Cruz Torres, advierte: “Esperamos entre el 46% al 50 por ciento, por debajo del promedio, aunque yo viendo el panorama para los próximos 10 días me atrevería a decir que este porcentaje va a ser mucho mayor, quizás con el 70%, 80% por debajo del promedio, porque realmente no ha llovido nada en marzo y tampoco se ve que vaya a llover”.

Las soluciones del Gobierno para mitigar la crisis solo han sido a corto plazo, se puso en funcionamiento un sistema de 93 pozos emergentes, algunos de ellos cedidos por la industria, para reemplazar el líquido perdido en las presas. A pesar de que representan una reserva de emergencia pueden ayudar sólo unos meses.

La crisis de agua en Nuevo León está plagada de anécdotas y avisos que debieron tomarse en cuenta para evitar esta situación. Poco antes de que concluyera el periodo de gobierno del presidente José López Portillo, el entonces gobernador de Nuevo León, Alfonso Martínez Domínguez, inauguró en San Nicolás de Los Garza una estatua ecuestre del mandatario con motivo de que años antes el entonces presidente colocar la primera piedra de una presa.

La estatua fue obra del escultor barcelonés Luis Antonio Sanguino de Pascual, que creó varias obras para el país. La estatua ecuestre de López Portillo se colocó en el cruce de la avenida Sendero y Carretera a Laredo en los límites de los municipios de San Nicolás y Escobedo, pero fue vandalizada a causa de que el agua de la presa, cuya construcción inició el ex presidente no emitía la cantidad suficiente para la entidad.


Lo cierto es que no basta con que llueva para que el problema se solucione, porque para este mes el promedio histórico de lluvias de 1960 a 2019 ha sido de 22.3 milímetros; sin embargo, el esperado son 12 milímetros, lo cual sería 46% menos.

Durante abril, el histórico marca lluvias promedio de 39.1 milímetros; no obstante, se pronostican 26.7 milímetros, un 32% por debajo del promedio.


Mientras que en mayo el histórico de precipitaciones se incrementa a 63.4 milímetros, pero en este año se estima la caída de 44.6 milímetros, un 30% menos.
Nuevo León puede dejar de ser un estado próspero y quedarse sólo con algunos servicios si el problema del agua no se soluciona de inmediato. Está en manos del gobernador una solución realista y no de Conagua como Samuel García insiste en afirmar.

PEGA Y CORRE.- Legisladores del Congreso de Zacatecas propusieron reformas a la ley electoral local para evitar “el chapulineo”, y que los diputados de representación proporcional que “brinquen” de partido político, abandonando las filas de la organización partidista que originalmente los postuló, sean destituidos. Un ejemplo que debe extenderse al Congreso… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

otros columnistas