sábado, agosto 13, 2022

Educación superior y su inserción en el sector productivo. La problemática.

Expresión Ciudadana

La vinculación entre la Educación Superior y el sector productivo debe consistir en una acción concertada entre ambos sectores, en la que el Estado debe cumplir un papel importante participando como elemento integrador de este proceso de vinculación.

Los que formamos parte de la Educación Superior sabemos del enorme rezago que existe en el país en renglón, donde destacan entidades como la nuestra, donde ni siquiera la Universidad Veracruzana ha logrado cumplir del todo este objetivo a pesar de sus esfuerzos. 

La consolidación de las relaciones entre la universidad y las empresas han tenido un proceso lento y difícil. Las diferencias entre estas instituciones como su cultura organizacional, objetivos, estilos y tiempos de trabajo, han llevado a que las relaciones entre las Instituciones de Educación Superior (IES) y las empresas tengan procesos de vinculación complicados. Además, estas entidades operan bajo dos sistemas distintos: por un lado, las universidades están orientadas a la formación curricular en el caso de las IES particulares y de la difusión de la investigación, libre, rápida e imparcial, mayormente de las ciencias sociales de las IES públicas, mientras que las empresas buscan la apropiación y explotación comercial del conocimiento. Los empresarios no ven  como algo prioritario la vinculación con las universidades dado que consideran que la responsabilidad recae directamente en las IES, e incluso consideran que el gobierno y las escuelas deben de ser los encargados de aportar no sólo respaldo a las empresas sino que también sean las primeras en dar ese paso.

Por otro lado, las empresas están exigiendo a las universidades una vinculación en relación a las necesidades de las organizaciones con el mundo académico; es decir, que las universidades preparen a los futuros profesionistas en los temas de especialización y competencias, para que la empresa pueda darles la oportunidad de aplicar tales cualidades.

La falta de compromiso o la poca iniciativa de ambas partes son solo algunas de las causas que favorecen una vinculación pobre o nula en algunas instancias. El aporte de las universidades hacia las empresas privadas ha sido limitado debido a la falta de mecanismos apropiados de interrelación que permita a los agentes (gobierno, sectores productivos e Instituciones de Educación Superior) establecer relaciones que coadyuven al desarrollo económico de la región y del país. Además, algunos estudios han destacado que las personas que toman las decisiones de vinculación tienen una capacidad limitada para evaluar cada una de las opciones

A pesar de que las relaciones entre la universidad y las empresas tomaron un mayor empuje a partir de la década de 1990, dicha vinculación es aún bastante débil (Vega-Jurado, et al., 2011). Solamente en 7 de los 32 estados de la República Mexicana hubo empresas que admitieron tener un tipo de colaboración con las IES, y en el resto de estados la mayoría de las empresas mencionaron no tener ningún tipo de colaboración para reclutamiento. Además, sólo el 32% de estas empresas han tenido “alguna” modalidad de vinculación y sólo el 11% dijo tener un convenio formal.

Sin embargo, se sigue luchando por establecer relaciones fructíferas buscando la competitividad de las instituciones, siendo un factor fundamental la interacción entre académicos y empresarios mediante mecanismos de vinculación (Saavedra, 2006). La vinculación orienta y retroalimenta la docencia y la investigación, mejora procesos y resultados de los programas educativos y genera líneas de investigación. (Alvarado- Borrego, 2009).

Las  indagaciones  diversas  de estudios sobre el tema detectaron  que  la  problemática  central  de  la  relación de  la educación superior con el sector productivo tiene un carácter de tipo estructural; otra serie de obstáculos y dificultades se circunscriben al ámbito ideológico cultural, y pueden ubicarse como problemas de valoraciones y  actitudes;  un  tercer  tipo  de  problemas  lo  conforman  aquellos  que  atañen  a  la  organización,  coordinación, planeación y operación de los sectores y a su vinculación.

a. Problemas de tipo estructural.

En este rubro se consideran aquellos obstáculos que se derivan de la trayectoria histórica de los sectores, en función de las políticas nacionales  adoptadas  en  lo  económico  y  en  lo  social,  así  como  de  aspectos de  tipo  cultural  y  demográfico,  los  cuales,  en  conjunto,  caracterizan  y  condicionan  el  desarrollo  de  los sectores y la forma en que se han relacionado.

La apertura comercial, iniciada en 1985, ha transformado sustancialmente el entorno de la planta productiva del país, haciendo central el concepto de competitividad, que no puede concebirse sin una capacidad científica que genere e introduzca  innovaciones  tecnológicas  en  el  proceso  productivo. Ello implica la necesidad de una nueva dimensión en las relaciones entre los sectores.

Sin  embargo,  la  inercia  de  las  condiciones  prevalecientes  en  el  pasado,  la  crisis  económica derivada de la pandemia  y  la  política actual  del  Estado  de  restricción  del  gasto  público,  (pobreza franciscana), hacen  difícil allanar  el  camino  para  estas  nuevas interpretaciones  que  se  demandan,  teniéndose  que  vencer  múltiples  problemas,  lo  mismo  dentro  de  las propias  instituciones  de  educación  superior  que  en  el  conjunto  de  los  sectores  de  la  producción  y  de  los servicios.

  • Problemas de valoración y actitudes.

Las diferentes percepciones y juicios valorativos que se han dado entre la industria y las IES se han constituido en problemas importantes que frenan su relación.  Esto ha generado distorsiones y prejuicios de los sectores entre sí, de carácter político e ideológico, que no facilitan la relación y la apertura de canales de comunicación y provocan rechazos mutuos que afectan especialmente a los estudiantes y egresados de las IES públicas.

Otro de los problemas es el desconocimiento mutuo de los fines, funciones y atribuciones de cada sector. La falta de claridad sobre los alcances y límites de competencia de cada uno de ellos, ha generado expectativas y exigencias mutuas que, a veces, no son procedentes. Se exige, en ocasiones, a la universidad una correspondencia total con las necesidades del sector productivo cuando su organización y sus recursos están abocados a finalidades culturales y educativas de carácter más amplio. La universidad, por su parte, considera que no es su función  principal  relacionarse única y  preponderantemente con  un  solo  sector  de la sociedad.

  • Problemas de tipo organizativo.

En este rubro se incluyen los aspectos relacionados con la coordinación, la planeación y la operación de los sectores y el fomento de su vinculación.

Un factor que dificulta la relación entre los sectores es la insuficiente definición de prioridades, que sirvan de referencia a las propias IES para que éstas de acuerdo con sus potencialidades, experiencia  y vocación, orienten sus actividades académicas en el campo científico y tecnológico.

Entre otros problemas, podrían mencionarse:  una insuficiente matrícula en las licenciaturas de carácter tecnológico, baja matricula del posgrado en relación con  la  de  licenciatura;  desactualización  y  desconocimiento  de  necesidades  del  sector  productivo;  falta  de  actualización  curricular  respecto  a  los  avances internacionales del conocimiento científico y tecnológico.

Por otra parte, la actividad de investigación se ha enfocado hacia aspectos no siempre relevantes para el desarrollo del país. El desarrollo de la educación superior refleja una falta de especialización de las IES que obstaculiza el logro de la calidad institucional, en función de sus áreas más desarrolladas o potencialmente exitosas.

En los aspectos de formación de recursos humanos se ha desatendido la formación de un espíritu empresarial en dos vertientes:  la formación de cuadros directivos y  el  desarrollo  de  una  actitud  emprendedora de los estudiantes.

En lo que respecta a las IES, ha existido una inadecuada “mercadotecnia de servicios”, entendida ésta como la ausencia de  mecanismos  eficientes  para  la  identificación  de  necesidades  del  entorno, así como de  la  difusión  de  sus  propias  potencialidades;  

En fin, son diversas las causas de esta falta de vinculación entre las IES y el sector productivo. En una próxima colaboración hablaremos sobre nuestra perspectiva para enfrentar este reto.

otros columnistas