viernes, diciembre 9, 2022

Consultas el pueblo, innecesarias

AHORA que el gobierno federal está anunciando una nueva consulta popular para los primeros días del año entrante, relacionada con la permanencia del ejército en las calles hasta el dos mil veintiocho, no han faltado voces que indiquen la falta de seriedad de estas prácticas políticas, porque el pueblo tiene, para los efectos del conocimiento de estos asuntos, a sus representantes populares en el congreso federal y local, quienes tienen la responsabilidad de velar por la buena conducción del gobierno, aprobando o negando los asuntos que les son puestos a su consideración y sobre los cuales tienen la obligación de analizarlos profundamente a fin de que estos actos se legislen con base en la ley, respetando siempre lo que diga la propia constitución general de la república.

Por eso, preguntarle al pueblo si está de acuerdo en qué el ejército y en general todas las fuerzas armadas de la nación, permanezcan más tiempo en las calles, es algo innecesario, porque esta función le corresponde a los representantes populares, que fueron elegidos, precisamente, para cumplir con esta responsabilidad y sobre la cual ya emitieron su voto, de tal manera, que buscar una respuesta del pueblo, mediante una consulta que no tiene seriedad, porque se organiza con la finalidad de obtener un resultado a favor, es querer confrontar al propio pueblo con quienes le representan en el poder legislativo.

Esta es una más de las estrategias que el gobierno federal ha utilizado con la finalidad de buscar apoyo directo del pueblo, cuando en realidad, no debiera hacerse por los gastos que representa y por la inviabilidad de las mismas, menos cuando su realización no tendría un valor vinculatorio, es decir, que no modificarían, para nada, los resultados de la decisión tomada entre los legisladores.

En estos casos, el pueblo, solamente es tomado como instrumento para los fines políticos que se persiguen, porque sus opiniones, tal y como se ha informado, no tendrían vinculación alguna con el problema que se maneja, de tal manera que resulta una pérdida de tiempo, de recursos económicos y una falta absoluta de respeto a la población en general.

Si el poder legislativo, compuesto por diputados y senadores de la república, tienen en sus manos este asunto, en calidad de representantes populares, entonces ¿qué caso tiene preguntar al pueblo?

                                             ———————————–

OTRA BALACERA EN XALAPA.

NI LA CAPITAL DEL ESTADO, se salva de la inseguridad, la cual se va haciendo cada día un tema que parece dejar de asombrar a la sociedad.

Efectivamente, en pleno día y en lugares sumamente concurridos, ocurre nueva manifestación de violencia callejera, de tal manera que nadie puede considerarse a salvo de estos hechos, pues basta con estar en el momento y el lugar equivocado para verse amenazado con estos actos fuera de la ley, donde se pone en peligro, permanentemente, la seguridad de las personas, sin importar la edad que tengan ni el trabajo que se encuentren realizando.

La entidad veracruzana, es una zona de guerra, donde los delincuentes operan con toda impunidad, luego de que las instrucciones oficiales son de respetar, primero, la vida de los delincuentes y después la del pueblo, porque así se ha dispuesto desde la misma cúpula del poder.

Si la delincuencia se atreve a manifestarse permanentemente, operar sin discreción alguna en las propias calles de las ciudades más importantes del Estado, sin importar la vigilancia policiaca, quiere decir, que algo está pasando y que no concuerda con el discurso de palacio de gobierno, donde tienen la mayor responsabilidad de salvaguardar la vida de todos los veracruzanos.

Hay tristeza, y al mismo tiempo preocupación, por todos los hechos violentos que impiden la debida paz y tranquilidad de quienes habitan todos los rincones de esta importante entidad veracruzana.

                                             ———————————–

MUNICIPIO DE XALAPA, REFORZARÁ SEGURIDAD.

EN SESIÓN ORDINARIA del consejo municipal de seguridad pública, se determinó reforzar esta necesidad de la sociedad xalapeña, con mayor inversión, así como mejores estrategias que den buenos resultados, en el combate a la inseguridad. Para los efectos se dio a conocer que se contempla, para el dos mil veintitrés, contratar a más personal, y procurar mejor capacitación, así como la adquisición de mejores equipos que ayuden a este cometido que tienen las autoridades municipales.

Por ahora, los esfuerzos que se están realizando, son para respaldar los programas de redes y alarmas vecinales, con la aceptación de la propia ciudadanía, la cual está pendiente, en colaboración con el ayuntamiento, para que se concreten estas acciones que son parte fundamental en los propósitos de brindar seguridad a toda la población de este municipio.

Se dice que el programa de alarma vecinal, ha sido exitosa herramienta para la prevención del delito.

                                              ———————————

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

otros columnistas

Baja Nahle, ¿sube Ahued?

Rocío, no viene a Veracruz

Marlon Ramírez, insistente

Poder, contra poder