LOBO PLATEADO

  Andrés Manuel López Obrador ha llegado a constituirse, sí, en una esperanza, en un rayito de luz para los ciudadanos, hastiados da la corrupción, el cinismo, las raterías, la porqueriza, que es el sistema político mexicano.  Pero está a un paso de ir a la historia como el más grande charlatán y deshonesto político que haya transitado por la vía política del país. Dos golpes al hilo (y los que faltan) están exhibiendo ante los ojos de los mexicanos el estercolero que es el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Una de sus allegadas, la diputada Eva Cadena, fue exhibida hace pocos días como recaudadora, en adjetivación de Miguel Ángel Yunes, del líder sempiterno de Morena. Primero fueron 500 mil pesos, ahora son 10 mil dólares más 50 mil pesos, los que Eva, defendida personalmente por Andrés Manuel ante las inconformidades de la comunidad de Las Choapas para que fuera candidata a alcaldesa, recibe con singular alegría en una trampa que claramente lo es por la vertiente que siguen los diálogos, pero que revela sin dudas algo: Morena es susceptible de corrupción, Morena recibe dinero de fuentes desconocidas, Morena sí miente y sí engaña. Veracruz parece haber tenido un papel especialmente protagónico en este sentido. Operadores políticos del PRI afirman que mientras no les llegaban a ellos recursos estatales (como es indebido, pero es usual), Morena mostraba una gran abundancia de efectivo con el cual operar para conquistar el voto. Lo videos son contundentes. Antes se podía decir que eran ataques de la mafia del poder contra López Obrador. Ahora se ve que López Obrador tiene el "placard" lleno de muertos, como dice el refrán refiriéndose a secretos inconfesables guardados en el armario. Foto de Letras Libres  

Gina Domínguez publica en Notiver una supuesta defensa al respecto las acusaciones que hiciera Animal Político, acerca de los beneficios que se otorgaba como vocera de Javier Duarte. La pobre desvaría. Acusa  a quien antes fuera su aliado, Alberto Silva Ramos de operar en su contra. También se dice que, altaneramente, fue a gritar a las oficinas del actual dirigente del PRI, Renato Alaracón, para exigirle que no la destituya de la fundación Luis Donaldo Colosio. Cuentan las malas lenguas que gritos y manotazos enteraron a todos aquellos que se encontraban cerca de las oficinas del ex delegado del ISSTE. Esperemos que pronto acompañe a sus compinches en Pacho.

Javier Duarte de Ochoa arribó a la Torre de Tribunales, en la Zona 1 de la ciudad de Guatemala, a bordo de una camioneta del Sistema Penitenciario. El vehículo iba escoltado por patrullas y motocicletas de la Policía Nacional, igualito que cuando viajaba en sus camionetas blindadas en Veracruz, con un impresionante (y molesto para los transeúntes), despliegue de vehículos que hacían notoria su presencia. Nadie osaba en aquellos meses y años oponerse al aparato policial y de tránsito, porque nadie podía hacerlo en Veracruz. Tampoco hoy, nadie pudo atajar al convoy policiaco guatemalteco que lo trasladó al juzgado. Sólo que ahora no iba por su voluntad. Duarte era trasladado a fuerza. Aún conservaba su misma ropa de fina marca del sábado de gloria, aunque esta vez seguramente estaba sucia y maloliente. La historia pareciera repetirse en escenas ya conocidas por los veracruzanos. También vestía chaleco antibalas y lo esperaba una multitud de periodistas, como cuando estaba en la plenitud del poder. Sólo que ahora se exhibía ante las cámaras como un peligroso delincuente, con grilletes en manos y pies, con un rostro angustiado, y sin que los guardaespaldas obedecieran, como antaño, sus órdenes. Esta vez ellos lo mandaban. Tampoco la prensa lo esperaba delirante de admiración (o interés económico), más bien lo tenían sujeto al escrutinio, exhibido como animal raro, como un gigantesco roedor que no merece compasión porque no la tuvo con una veintena de periodistas muertos, miles de familias ensangrentadas que lloran a sus desaparecidos y 8 millones de veracruzanos asolados por la inseguridad y la pobreza, gracias a que él se robó el dinero público. Apenas empieza a expiar sus errores. Estaremos satisfechos cuando sea despojado de la riqueza indebidamente obtenida.

Literariamente hablando, ninguna razón tendría de ser la gubernatura de Miguel Ángel Yunes Linares, si como producto de su gestión Fidel Herrera Beltrán no es sometido a proceso penal, defenestrado de su alcurnia priista y obligado a reponerles a los veracruzanos la riqueza que se robó durante años. En efecto, el gobernador azul de Veracruz cuenta 13 años de lucha en contra del político de Nopaltepec. Deben ser más, porque la antipatía tiene fama de llevar muchos años y, hay que decirlo, Fidel siempre había hecho morder el polvo a Miguel. Fuera con el señalamiento de vincularlo con Francisco Colorado, el uso de aeronaves para uso personal, las fotos con el Azul, el uso de estupefacientes, los secuestrados que eran liberados cuando intervenía Fidel Herrera,  y hasta en la competencia electoral, Fidel siempre salía triunfante. Hoy las cosas cambiaron. Yunes Linares es el gobernador. Encabeza una cruzada contra la corrupción (con un mal gabinete, por cierto), pero nadie duda de su empeño por procesar, y con toda razón, a los responsables. Pero las cosas no alcanzarán su punto culminante si Fidel Herrera Beltrán sigue paseando su impunidad por todas partes. Esperemos.

Sólo el PRI se jacta del arresto de sus propias criaturas de la corrupción, pero la estrategias priístas no se restringen sólo a este partido. Así como el PRI, desde Los Pinos hasta la presidencia del partido en Veracruz, usa la detención de Javier Duarte como punto de fuga para un discurso de oposición que ya de por sí huele a podrido, Yunes Linares (bien entrenado por el mismo Revolucionario Institucional) también se cuelga de la detención del ex priísta para levantarse el cuello, al manejar en los medios el mensaje de que la detención de JDO se dio gracias a él. Por su lado la PGR no vaciló en rebajarle la dosis a Miyuli al declarar tajantemente que no fueron las denuncias del panista, sino las de la Auditoría Superior de la Federación, las que sirvieron como acicate final para la captura de JDO. Para acabarla de amolar, el peje hace gala de su diarrea discursiva y llama al Javier Duarte "chivo expiatoorio" del PRIAN, como si el gobernador fuera una víctima y no un victimario. Y mientras cada partido busca echar votos a su molino en las próximas elecciones municipales, vemos al detenido Javier Duarte sonriendo como si nada pasara, como si nada lo hubiera tomado por sorpresa...

Parece que Lorena Martínez ya sabe lo que es amar a Dios en tierra ajena. Después de duras tundas mediáticas tanto en Aguascalientes como en Veracruz, y luego de confrontarse con la militancia tanto del sur como del norte del territorio veracruzano por, presuntamente, poner a candidatos y candidatas poco capaces de dar una digna contienda electoral este 2017, corre en redes sociales el rumor de que hoy se presentó con el dirigente de su partido, Ochoa Reza, para presentar su renuncia como Delegada del Partido Revolucionario Institucional en Veracruz, ¿será verdad o sólo guerra sucia?

  Conocedor de las reglas que operan en el sistema político priista, al cual ha pertenecido junto con el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, pero sobre todo conocedor del carácter del mandatario choleño y con una evaluación del estado irresoluble en que se encuentra su ex jefe Javier Duarte de Ochoa, Flavino Ríos Alvarado ha llevado la negociación de su situación personal a un extremo suficiente que ahora lo devuelve a la cálida y lujosa comodidad de su mansión. Es irremediable. Nada se puede hacer por Duarte. Todo lo hunde. ¿Qué tanto es tantito, si con datos precisos de sus apuntes personales se empuja a Javier un poco más profundo del atolladero en que está, a la vez que logra que el gobernador le ordene al Poder Judicial una ficción para irse a reposar tranquilo a su palacete? A lo mejor hasta conserva la notaría, cuando la Dirección del Registro Público de la Propiedad y de Inspección y Archivo de Notarías “se percate” de que los delitos no son tan graves y que no ha atendido su función de fedatario debido a que ha estado enfermo. Ya se va del hospital directo a su casa. Ojalá que los acuerdos incluyan la devolución de los recursos del IPE, que el entonces secretario de Gobierno no tuvo reparos en sacar de las cuentas y no devolverlos, y que los inermes jubilados y pensionados del IPE, que lo denunciaron porque efectivamente usó vías de hecho, no tengan que esperar el nunca jamás de la justicia.

El reciente arresto en Firenze de Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba, ex gobernador de Tamaulipas, irremediablemente trae a la memoria a su colega veracruzana Javier Duarte de Ochoa, sustraído de la justicia desde el año pasado, cuando materialmente “se pintó de colores”, como dice la mexicanísima expresión coloquial,  y jamás han vuelto a verlo sus atribulados otrora gobernados. Nadie le cree al gobierno federal que sus fuerzas de inteligencia no puedan hallar a un individuo caracterizado precisamente por su falta de ídem. Mentalmente confundido por un desplome tan súbito que no le permite llevar la vida pública de lujo, derroche, desenfreno y adulaciones a la que se acostumbró durante 12 años, Duarte de Ochoa debe estar confiado, como torpemente lo hizo en los últimos meses de su desgobierno, en que las cantidades colosales de dinero que envió al PRI de Enrique Peña Nieto, son su garantía y pasaporte hacia la impunidad. Quizá no alcanza a vislumbrar que su detención debe revestir la oportunidad y espectacularidad necesaria que dé oxígeno a su partido, el PRI, porque el propio Peña tiene su futuro de ex Presidente en entredicho si no logra remontar su mala imagen. Y por el otro lado, no se cree que Miguel Ángel Yunes no haya dispuesto los recursos necesarios para atraparlo y presentarlo en condiciones tales que se granjee la gratitud de los veracruzanos, sobre todo de los electores, que tomarán decisiones en poco tiempo.

    Todos los días (“desde que regresó Fidel de Barcelona”) leemos, escuchamos y vemos un incremento inusual de actos de violencia en la Entidad. Las cosas claramente se aceleraron luego de la toma de posesión del actual gobierno estatal. Quizá no sea raro que haya reacomodos entre los cárteles entre sí o entre las bandas delincuenciales con los nuevos funcionarios, o como método de presión para poner de rodillas al régimen. No importa cuáles sean las razones, pero es inexcusable que estén ocurriendo los hechos sin que exista una respuesta suficiente, amplia y eficiente, mientras miles de veracruzanos viven en la zozobra de esperar cuándo les toca y muchos otros son lacerados con las lesiones, la muerte, el secuestro, el asalto o la desaparición de sus seres amados. Lo que está muy claro es que las bandas les tienen tomada la medida a las policías o éstas no han dejado de protegerlas. ¿Cómo es posible que en pleno centro de Xalapa haya habido un balaceado hace dos semanas? Los delincuentes saben, en todos los casos, que la policía carece de eficacia, que no será capaz de perseguirlos, que los funcionarios son ineficientes y no dan pie con bola, o que les deben dar parte de lo atracado. La situación es estremecedora, gobernador Yunes Linares.

Un singular mensaje enviaron este domingo los obispos de las diócesis del Estado de Veracruz a la feligresía y a la sociedad. Opinan directamente sobre el proceso electoral municipal, pero esta vez parecen haberse sacudido antiguos compromisos y preferencias, dando un salto progresista y honorable hacia una postura equilibrada. Esa es la percepción que se recibe del mensaje pastoral de los prelados, que lanzan una advertencia seria sobre un tema de enorme trascendencia para los electores: el de los grupos familiares de poder que suelen apoderarse de los gobiernos y mantener hegemonías insanas matizadas de caciquismo. “El ciudadano atento no se dejará llevar -afirman los prelados- por las apariencias, ni por quienes buscan comprar su voto a través de presiones o a cambio de dádivas y promesas de cargos políticos, o por la pretensión de perpetuar sin mérito a las mismas familias en el poder”. ¡Familias en el poder! Ese es un tema ancestral de dramática actualidad que en estos días se inicia con la primera familia del Estado, pasa por los cacicazgos panistas de Pánuco, Tantoyuca y Martínez de la Torre; en Xalapa alcanza a personajes desacreditados como Manuel Bernal Rivera, recorre la zona de alambristas de Los Tuxtlas y cubre muchos otros espacios políticos en los municipios de la Entidad y en el país, nada menos que con Margarita Zavala hacia la Presidencia de la República, toca a Manlio Fabio Beltrones y a los Del Mazo en el PRI, y finaliza con quien se siente mesías político, Andrés Manuel López Obrador, designante de su hijo Andrés Manuel López Beltrán como líder de Morena en la Ciudad de México. Mucho ojo, electores, con estas familias que no son sino famiglie, genéticamente preparadas para el engaño y el saqueo.
ver todas »

CAMALEÓN - Por Alfredo Bielma

La famosa Comisión Instructora de la Cámara de diputados, encargada del Dictamen para desaforar a Tarek Abdalá simplemente se hizo como si la virgen le hablara y decidió acudir al pírrico argumento de no presentar al pleno su dictamen con el cuento del amparo de que goza Abdalá. De manera unilateral, el presidente de esa Comisión se abstuvo de presentar al Pleno de la Cámara la resolución para que el conjunto de los diputados votara sobre qué hacer con Tarek Abadlá, si protegerlo o quitarle el fuero para que responda ante la ley sus complicidades con Duarte de Ochoa. Lamentablemente decidió por la primera opción, es decir por la impunidad, ¿hasta cuándo?

Cuando en 1908, hace ya más de un siglo, en la entrevista a Creelman don Porfirio Díaz le expresó que la ciudadanía mexicana ya estaba madura y por lo mismo estaba dispuesto a que ella decidiera el destino de México literalmente se armó la Revolución. Por lo acontecido, en México cien años después aún persiste la duda sobre si efectivamente la ciudadanía de este país está lista para decidir, bien, su destino, eligiendo a los mejores. Esta reflexión es ocasionada por la reforma constitucional que recientemente ha hecho el Congreso de Sonora para que los diputados y alcaldes en funciones puedan reelegirse en las próximas elecciones del 2018. Los diputados argumentan que “los ciudadanos van a tener el poder de darle el refrendo al funcionario que haga bien las cosas, y al representante, diputado o alcalde que no haga bien las cosas por más campañas que haga no podrá contar con el voto ciudadano…”. ¿Usted, cómo lo ve?

En un video se trasluce el enojo de un militante priista arrojando huevos contra el edifico del PRI en esta capital; en una carta se difunde la inconformidad y consecuente renuncia del PRI de una precandidata a alcalde y uno a síndico por Coatepec porque finalmente no fueron los agraciados; y como estos habrá más. Por esas manifestaciones de inconformidad se concluye que el PRI está colapsando, la deducción se origina en que la mente colectiva es muy porosa, y por lo mismo olvidadiza, pues en el PRI ese tipo de inconformidades son características en cada proceso electoral, solo que antaño se tomaban palacios de gobierno, se bloqueaban carreteras o calles citadinas. Por lo demás, en el caso específico de Coatepec, el PRI estaba cometiendo una pifia garrafal al postular a la esposa del actual alcalde, condición que por sí misma riñe con todo discurso democratizador.

Definitivamente, algo sucede con la Fiscalía General en cuyo diseño la Ley concede autonomía respecto de cualquiera otra autoridad; pero en los hechos esto último no ha acontecido ni en tiempos de Duarte de Ochoa ni ahora con Yunes Linares.  O la Ley padece deficiente redacción que permite el desajuste o la función del ministerio público en esencia debe estar supeditada al titular al Poder Ejecutivo. Aunque en el presente caso esa supeditación pudiera tener origen en la etapa de aprendizaje intensivo del titular de la Fiscalía, y a condicionantes de tiempo y circunstancias, porque el reto que implica procesar un gran número de carpetas de investigación no es menor, más aún con la obligación y permanente presión de no “regarla”.

La semana pasada comentamos sobre la inauguración del llamado macro túnel, en Acapulco, una obra cuya construcción inició en 2013, con una extensión de 3.6 kilómetros, 72 cámaras de vigilancia y un costo de 3 mil millones de pesos, cobrará un peaje de 30 pesos. Ahora se inaugura, doce años después de iniciado, el túnel sumergido en Coatzacoalcos, a un costo soportado por el pueblo de Veracruz mayor a los 5 mil millones de pesos; el boletín de la nota sobre la inauguración le pone una longitud de 2 mil 800 metros, pero en realidad bajo el rio no rebasa el kilómetro. La empresa que concluyó ese túnel cobrará un peaje para motocicletas de 17 pesos; automóvil 34; autobús 59, camiones de 2 a 3 ejes 59; camiones de 4 a 5 ejes 120 pesos. Es decir, el pueblo pagó 5 mil millones de pesos en esa obra y pagará por más de 30 años peaje a una empresa que no gastó ni 500 millones. Claro ese túnel es obra Hecho en México.

xPara cualquiera con un gramo de sentido común parecerá extraño, por lo menos, la tardanza por decidir la salida de la presidenta de la Fundación Colosio del PRI Gina Domínguez, entrampada actualmente en una investigación que le siguen la Contraloría del gobierno estatal y la Fiscalía General por presunto enriquecimiento ilícito. Obviamente, legalmente la señora no es declarada culpable, todavía, de ese delito, pero en su caso basta rascarle un poquito para descubrir un súbito, casi espontáneo crecimiento patrimonial, cuyo origen debe explicar. Y bien lo sabe la señora Domínguez:  “… quienes tuvimos una responsabilidad pública estamos obligados a rendir cuentas y, por supuesto, las autoridades competentes determinarán si hubo o no conductas ilícitas y, de haberlas, hacer comparecer a los presuntos responsables”. ¿Ochoa Reza no está enterado de esto?

En México casi todos estamos familiarizados con el privilegio denominado Fuero; nuestra historia reseña los fueros eclesiásticos, el militar y, por supuesto el que gozan los legisladores y funcionarios de elevado nivel. Acá está muy pervertido el uso de este privilegio, pues no es raro que se le busque premeditadamente tras haber cometido delitos como el robo, la prevaricación y otros deslices, con alevosía y ventaja. No es casualidad que en la legislatura local veracruzana haya dos diputados señalados por ser cómplices de Duarte de Ochoa; y que en el Congreso Federal por lo menos cinco diputados veracruzanos se protegen con el fuero contra acusaciones legales en su haber. Por la virtud ya pervertida de ese fuero, Antonio Enrique Tarín García, suplente del fallecido Diputado Carlos Hermosillo, solicita a la Cámara de Diputados le tome protesta, a pesar, o por ello, de tener orden de aprehensión por presunto peculado de 300 mdp, de cuando fue titular de Adquisiciones en administración de César Duarte, en Chihuahua. Por lo mismo, la diputada veracruzana, Eva Cadena, la del video escandalo asumió nuevamente su curul en la legislatura local, porque “más seguro más amarrado”.

En los Estados Unidos no se duermen en sus laureles y cachan el dinero que los corruptos de México roban a los mexicanos y lo invierten allende el Bravo, pero allá lo incautan inmediatamente de descubrir su origen, obviamente en provecho de aquel país. Así le ha sucedido a colaboradores de Humberto Moreira, a la suegra de este a la que expropiaron su casa, a Guillermo Padrés, a Mario Villanueva y, lo más reciente, al ex gobernador panista de Aguascalientes, Juan Armando Reynoso Famat, a quien le habrán de decomisar 4 casas, 2 lotes y una propiedad comercial en San Antonio, Texas. Se le acusa de una transferencia de 5.5 millones de dólares durante el periodo en que gobernó Aguascalientes, de 2004 a 2010. Ese también podría ser el destino de los inmuebles comprados en Woolands,Texas por los “ínclitos” veracruzanos perseguidos por la justicia.

Más para demostrarle a AMLO su carácter echado pa delante que para obtener la absolución pública, la diputada Eva Cadena fue a la Fiscalía General a presentar una denuncia contra quienes le entregaron, y ella recibió con beneplácito, 500 mil pesos en abono a la campaña presidencial del Peje. Pero la señora, que sabía de las expectativas levantada por su actitud contestataria y recaudatoria, llegó en un lujoso auto Mercedes Benz de esos que solo la clase política y quienes trabajan pueden comprar, exhibiendo así todo lo que MORENA critica. Eva Cadena prosigue en actitud “inocente” ¿qué denuncia, a quién denuncia? ¿En esta país es delito agarrar de pen…? Es diputada ¡y quiere ser alcaldesa!

Este día El Universal publica en su columna Bajo Reserva: “dos priístas se han convertido en la pesadilla del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en San Lázaro, y hoy el mal sueño se puede convertir en realidad. Nos cuentan que el Diputado suplente de Chihuahua, Enrique Tarín, se presenta este jueves al Palacio Legislativo con un amparo bajo el brazo para tratar de tomar protesta como legislador. Esto después de que hace algunas semanas se le negó el fuero por una orden de aprehensión en su contra, como presunto cómplice del ex gobernador César Duarte. En otro expediente, la Sección Instructora deberá decidir si le quita el fuero al ex tesorero de Javier Duarte, el Diputado Tarek Abdalá. En esta ruta, no hay vuelta de hoja, nos dicen, y los diputados del PRI, encabezados por César Camacho, tendrán que decidir si incluyen en la orden del día la protesta de Tarín y si aprueban o rechazan el dictamen contra Tarek. Los diputados de oposición tienen asiento en primera fila para ver el desenlace de la trama Tarín-Tarek. ¿Los priístas tendrán línea del dirigente nacional Enrique Ochoa Reza?”
ver todas »

Opiniones Destacadas

Alfredo Bielma Villanueva
CAMALEÓN

Claudia Guerrero
ENTRE LO UTÓPICO Y LO VERDADERO

Mussio Cárdenas Arellano
INFORME ROJO

Carlos Jesús Rodríguez
Por si acaso

» Arena política - Emisión 114
» Show Time Sports - Emisión 42 a las 12:30 h
» Círculo Rojo - Emisión 117
» Agenda Tv - 25 de abril
» La Conjura- Emisión 102 hoy a las 20:00 h

Buscar en este sitio

Columnistas

Claudia Guerrero
ENTRE LO UTÓPICO Y LO VERDADERO

Marco Antonio Aguirre Rodríguez
MÍSTICOS Y TERRENALES

Mario Raúl Mijares Sánchez
POLÍTICA

Virginia Durán
MOLE DE GENTE

PERFILANDO

Édgar Hernández
Línea Caliente

David Quitano Díaz
LA OPINIÓN DE

Fernando Martínez Plascencia
CONTRAESQUINA POLÍTICA

PULSO CRÍTICO

David Carrión
Sorbos de café

Rafael de la Garza Talavera
TALAVERADAS

Carlos A. Luna Escudero
EXPRESIÓN CIUDADANA

Raymundo León
DESDE LA ESQUINA

Alberto Loret de Mola
TAL CUAL

Jorge Manrique
DEL OTRO LADO DEL CRISTAL

Fernando Vázquez
IMAGEN

Rafael Arias Hernández
MUTATIS MUTANDIS

Mario Javier Sánchez de la Torre
OPINIÓN

Clemente González
cgonzalez

Miguel Angel Cristiani G.
BITÁCORA VERACRUZ

Luis Ramírez Baqueiro
LuisRmz

sociedad30

Verónica Danell
Verónica

Julio César García Landero
EN LA OPINIÓN DE: JULIO C. GARCÍA LANDERO

Luis Ignacio

Marcelo Ramírez Ramírez
EN LA OPINIÓN DE

Martín Quitano Martínez
ENTRE COLUMNAS

Luis Ortiz Ramírez
INQUIETUD MAGISTERIAL

Eliseo Tejeda Olmos
EliTejedaAutor

Camilo González
JOURNAL

Silvia Siguenza Salcedo
SilviaSig

Armando Antonio Rangel González
ECONOMÍA Y DESARROLLO

Luis Gerardo
Luis

Manuel Del Ámgel Rocha
ManuelDelAngel

Miguel Ángel Gómez Polanco
VÍA CRÍTICA

Sergio González Levet
SIN TACTO

Uriel Flores Aguayo
Uriel Flores

Hilario Barcelata Chávez
ECONOMÍA Y SOCIEDAD

Mussio Cárdenas Arellano
INFORME ROJO

Carlos Morales Tapia
YO ACUSO

Rafael A. Castillo Zugasti
Rafa Castillo

FORO

Miguel Trujeque
PELADITO Y EN TU FACE

Joel Hurtado Ramón
ESOTERISMO

José Antonio Flores
Joseantonio

Romeo González Medrano
Romeo

Ernesto Aguilar Yarmuch
ErnestoAguilar

Alejandro Soto Dominguez
SIGUIENDO LA HUELLA

Luis Daniel Lagunes Marín
LuisDaniel

Ruben Ricaño Escobar
PALABRAS MAYORES

Danner González
ITINERARIOS

José Miguel Naranjo
LA RUTA CULTURAL

Álvaro Quino Mixtega
FRENTE AL PÚBLICO

Alfredo Bielma Villanueva
CAMALEÓN

Oswualdo Antonio González
INSURGENCIA MAGISTERIAL

Ricardo Olivares Pineda
Rolivares

Columnista Invitado
Columnista Invitado

Tomás González Corro
TomGlzCorro

José Aurelio Ruiz Argüelles
EN OPINIÓN DE

Jaime Ríos
PROSPECTIVA

Rubén Morales Aburto
MumenMoyayes

José Valencia Sánchez.
¡ADELANTE!

Atticuss Licona
DIARIO ÍNTIMO

Ernesto Villanueva Villanueva
PUNTO DE VISTA

Flavio Morales
LETRA CAPITAL

Sabino Cruz Viveros
SIN REMITENTE

Carlos Jesús Rodríguez
Por si acaso

Gotitas

Del muro de Gaudencio García Rivera 12 HORAS / El 28 de abril de 2012, a dos años de la gestión polémica del entonces gobernador orondo Javier Duarte, la comunidad periodística veracruzana, recibió la infausta noticia del asesinato de la corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, Regina Martínez Pérez. El gremio periodístico no salía de su asombro de la sombría noticia que consternó a Veracruz y daría pie a una escalada de crímenes en contra de los periodistas, que desde esa fecha para acá no se ha frenado. Regina fue encontrada asfixiada en su modesta casa que rentaba en el popular barrio de El Dique. El asesinato de Regina Martínez, exreportera de la televisión oficial del TV Más-hoy RTV-, del periódico Política, excorresponsal de La Jornada, corresponsal de Proceso e integrante de la Asociación de Corresponsales de Medios Nacionales, nunca se aclaró como lo marca la norma del estado de derecho. Crearon un "chivo expiatorio", que fue torturado para que confesará la verdad oficial, deslegitimado por uno de los magistrados que conocía el caso y hoy presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado, Edel Álvarez Peña. El autor material que cegó de la vida a la compañera Regina, nunca apareció. La resolución del expediente sobre este crimen y los restantes (21), han sido verdades a medias, sesgadas y torcidas que han dejado más dudas que aciertos. Las investigaciones sobre la actividad profesional de los comunicadores caídos en forma sospechosa, en la mayoría de los casos, fue soslayada por las fiscalías local y federal. A la fecha, la coadyuvante fiscalía local del irascible Jorge Winckler Ortiz no tiene pistas y el móvil del asesinato del periodista Ricardo Monlui Cabrera, acribillado el 19 de marzo de 2017, ni de Armando Arrieta Granados, jefe de redacción del periódico La Opinión de Poza Rica, lesionado mortalmente a balazos el 29 de marzo de 2017. Y tampoco, curiosamente que es del fueron común, ha detenido a los presuntos delincuentes de las facciones del sindicato de TAMSA que asesinó a uno de los trabajadores y lesionó con armas de fuego al periodista Israel Hernández, reportero de Imagen de Veracruz y corresponsal de Aristegui Noticias, el 24 de marzo de 2017, en una zacapela por la disputa del poder sindical. “Regina toca nuestro corazón”, comentaría entonces el director fundador de Proceso el 30 de abril de 2012, hoy extinto, Julio Sherer García, durante una reunión que encabezó con periodistas de la revista y el entonces gobernador Javier Duarte en Palacio de Gobierno, en Xalapa. Don Julio advirtió en aquella reunión oficial, de acuerdo con una de sus últimas obras póstumas que escribió antes de su muerte, que “Me sentía obligado a intervenir. No se trababa sólo de esclarecer el homicidio” de Regina, sino de llegar a las aguas profundas en las que Veracruz se debatía en la zozobra, como el país”. “No pude más y le dije al gobernador que no le creíamos, que su discurso estaba de más. Yo pretendía dejar en claro en palabras inequívocas que no siguiera por ahí”, contó el director fundador de Proceso. Y no se equivocó con su diagnóstico don Julio con la incertidumbre, complicidades aviesas y narcoviolencia que vive Veracruz y una gran parte de estados del país. El crimen de Regina, de Ricardo Monlui y el resto de colegas abatidos por los poderes fácticos del crimen organizado, sindical y público son crímenes de conciencia del Estado mexicano que dejan en estado de indefensión al mensajero. La transición en Veracruz no es una garantía que salvaguarde la libertad de expresión. Su retórica populista y profética con la defenestración de la prensa, con la excepción de sus incondicionales, es parecida con la actitud que sostiene Donald Trump, presidente de EU, con los medios de comunicación.

Arturo Reyes Isidoro Columna Prosa Aprisa Fragmento Va de anécdota para significar en qué condiciones llega el PRI a la contienda. El encuentro con la delegada del CEN del PRI, Lorena Martínez, en un restaurante de Xalapa, fue totalmente ocasional. A lo lejos, en otra mesa, el exdirigente Amadeo Flores observaba. Atenta, respetuosa, tuvo un breve diálogo conmigo. Me preguntó por qué no apoyaba a su partido. Le reclamé la total desatención, hasta la incomunicación, de la dirigencia estatal para conmigo y saltó el nombre de Renato Alarcón Guevara. Para mí sorpresa, me preguntó: “¿Y quién es ése? No lo conozco”. Con eso me dijo todo y me habló de la “unidad” que prevalece al interior del tricolor

Javier Duarte de Ochoa espera visita conyugal de Karime los martes y jueves revela Noé Zavaleta, enviado especial de Proceso y Blog Expediente a la cárcel de Matamoros, en Guatemala, de acuerdo con la lista de visitas autorizadas que tiene el ex gobernador. Zavaleta reporta que sólo cuatro personas tramitaron registro para visitar a Duarte, pero entre ellas no se encuentran ningún exsecretario, diputado local o federal en la lista del Sistema Penitenciario de la República de Guatemala Mientras la expresidenta del DIF viajó a Londres, Inglaterra el jueves pasado, la Dirección General del Sistema Penitenciario registró, por instrucción de Duarte, a Karime Macías para la llamada visita convugal en el Fuerte de Matamoros sólo los martes y jueves Al cumplirse una semana de Javier Duarte en prisión, sólo dos de sus abogados han ido a visitarlo. INFORMACIÓN EN: http://www.blog.expediente.mx/nota/24906/periodico-de-veracruz-portal-de-noticias-veracruz/habilita-javier-duarte-a-karime-macias-para-visita-conyugal-martes-y-jueves

Magno Garcimarrero Ochoa GUANAJUATIZACIÓN “La vida no vale nada” dice José Alfredo Jiménez en una de sus gustadas canciones, refiriéndose a su tierra Guanajuato, pero sin contar con que el ejemplo cunde y que ha llegado a Veracruz y, dentro de este Estado a su capital Xalapa que en algún tiempo fuera la “ciudad de las flores” y la “Atenas” veracruzana donde se respiraba tranquilidad de ánimo y la gente podía caminar sobre sus angostas aceras guarecida por los aleros de las casas, muy quitada de la pena, sin mojarse a pesar del eterno chipi chipi que abonaba los sabañones como única agresión del entorno, y sin que lo asaltaran a uno a plena luz del día. Los ayer xalapeños ahora debiéramos llamarnos guanajualapeños, así como hay también juerochos referido a los que se fueron de aquí, no se hallaron allá y se regresaron pa’cá empujados por la "fidelidad" que le deben a su Estado, a pesar de que esté por cambiar la confianza por la bajo fianza. Los guanajualapeños tenemos que acostumbrarnos a pensar que la vida, nuestra vida, es un bien devaluado; que ahora vale más un litro de gasolina que nuestro anhelo respiratorio; tenemos que seguir la inercia de darle más valor a las cosas y a las propiedades que a lo que somos: una bala de rifle AK-47 debe andar por dos dólares, así que saque usted cuenta de cuánto gasta un señor que rocía a su prójimo con setenta u ochenta balas; échele números a lo que puede costar un chaleco antibalas para aquellos que todavía creen que la vida tiene un mínimo valor digno de ser protegido. Saque cuentas de la incomodidad que representaría viajar en el interior de un carromato blindado como esos en los que transportan los valiosos billetes de banco, moneda de papel que no papel moneda; vehículos por demás espantosos, anti estéticos, estorbosos, repugnantes en una palabra. Suponga usted que, decepcionado de la vida, de los candidatos, de los disfuncionarios públicos a quienes ya no se les tiene la menor confianza, decide usted suicidarse quemándose como un resignado bonzo guanajualapeño; necesitará de dos a tres litros de gasolina que hoy está casi a dieciocho pesos pero mañana ¿quién sabe? Así que su vida debe tasarse más o menos en $54.00 sin calcular el precio de los cerillos que debe utilizar, que aunque sea uno hay que comprar la cajita completa, que nadie vende un fósforo solitario sin caja donde rasparle la cabeza. Lo mejor es quitarle importancia y valor a la vida, y no porque comience siempre llorando y así llorando se acabe, sino porque sicológicamente, filosóficamente y socialmente, alivia pensar como si estuviéramos en un eterno velorio: “no somos nada” “hoy estamos aquí y mañana quién sabe” “que pena lo de tu pariente, pero todos vamos para allá tarde o temprano” “nada más se nos adelantó”. En fin, que tenemos que adecuarnos a las circunstancias y poner nuestras barbas a remojar ahora que rasuran de gorra sin que el 911 se de abasto.

Del muro de Walter Ramírez Según fuentes muy bien informadas, se sabe que el fiscal Jorge Winckler Ortiz ya vive en Xalapa y no en Boca del Río a donde en un principio viajaba diariamente para encontrarse con su familia… ¿Y adivine usted dónde reside el abogado personal del gobernador? En el Campo de Golf donde vivió alguna vez Javier Duarte, en una mansión que pertenecía al ex secretario de Educación y hoy diputado federal, Adolfo Mota Hernández, quien --según la fuente-- entregó al gobernador Yunes Linares a cambio de indulgencia y el “gober cascarita” se la prestó a Winculín para que ahí resida con su familia.

Sociedad 3.0

Carlos Loret de Mola Historias de Reportero El efecto Duarte La desaparición de Javier Duarte dejó el sabor de que el gobierno lo había dejado ir. Resultaba increíble que no lo hubieran seguido, que no le hubieran “puesto cola”, cuando se veía venir que el gobernador de Veracruz terminaría en problemas con la justicia. Tomado ese pulso público, en las altas esferas del gobierno federal llegaron a la conclusión de que sería muy bueno aprehenderlo antes de las elecciones de junio, cuando se renuevan las gubernaturas del Estado de México, Coahuila y Nayarit. Consideraron que su detención restaría fuerza a las acusaciones contra el PRI por corrupción y daría discurso de defensa al régimen y a su partido: que si bien Duarte abusó, ya está preso. Según fuentes federales de inteligencia, a las que tuve acceso en distintos momentos de su investigación sobre el paradero del ex mandatario, se les complicó encontrarlo porque Duarte no usaba teléfonos celulares ni cuentas de internet que le tuvieran detectadas, permanecía casi incomunicado y sólo podían deducir su paradero a partir de los seguimientos a sus familiares, abogados y colaboradores. En la urgencia por encontrarlo, la familia de Karime Macías, la controvertida esposa de Duarte, recibió una oferta del gobierno: que no irían contra ella ni su familia si les decían dónde estaba el ex gobernador. Por eso sorprendió en muchos sectores de la opinión pública la narrativa del gabinete de Seguridad sobre su captura: sus hijos viajando con la familia de la mamá en vuelo privado desde el aeropuerto de Toluca, oficializando en la documentación sus nombres y destino, hospedándose en un hotel turístico, visible... Ello ha despertado la sospecha de que Duarte se entregó y no se sabe a cambio de qué. O bien que “lo puso” su esposa o su familia a cambio de que no fueran perseguidos, dado que la PGR ha aclarado que no tiene nada contra Karime y los de su lado, cuando se había hablado de que estaba metida hasta en lavado de dinero. Ayer que lo entrevisté, el subprocurador Alberto Elías Beltrán negó que la aprehensión se haya negociado. Insistió en que fue fruto de las labores de inteligencia federales. El expediente que comparten autoridades mexicanas y guatemaltecas, revelado ayer en estas Historias de Reportero, describe que la localización de Duarte se dio gracias a que estaban siguiendo a la familia de Karime (que viajó a Guatemala por las vacaciones de los niños Duarte Macías, a quienes tenían bajo su cuidado desde octubre) y a que vigilaban al hombre que servía como mensajero del político veracruzano, Nelson Benito Carchalac, a quien habían encargado organizar la reunión en el hotel La Riviera de Atitlán. SACIAMORBOS. Quizá muchas dudas y sospechas quedarán claras con el tiempo. A ver qué dice Duarte en sus declaraciones. Y qué no dice. Qué pasa con Karime Macías y los suyos. Qué sucede con el primer círculo de colaboradores de Duarte y con el despacho de ricos jóvenes abogados que, según fuentes oficiales, fue contratado por el ex mandatario para organizar su evasión de la justicia.

Por José Cárdenas Ventana La pasión de #JavierDuarte La captura de Javier Duarte en Guatemala no es el fin de nada, si acaso una raya más de latrocinio, corrupción e impunidad en la piel del viejo tigre enfermo. María Amparo Casar, presidenta de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), asegura que la detención de Duarte pone en evidencia que “son grandes las redes de corrupción para el desvío de recursos públicos y que hay una parte del poder político del país vinculada con el crimen (…) que son 11 ex gobernadores con cuentas pendientes ante la justicia por lavado de dinero, delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, defraudación fiscal, enriquecimiento ilícito, peculado, desvío de recursos, venta ilegal de terrenos del patrimonio estatal, delitos electorales, encubrimiento, abuso de autoridad y tráfico de influencias”. De hecho, en la última década, al menos 17 gobernadores están prófugos, encarcelados o son investigados. ¿Será que algunos tienen como destino convertirse en los presos de mañana? Por lo pronto, la caída de Javier Duarte, uno de los gobernadores más corruptos en la historia de México, cierra uno de los mayores escándalos de impunidad política en la era Peña Nieto. Podría ser el principio del final de una novela de horror que inició con las denuncias de malos manejos en Veracruz, precipitó la derrota del PRI en las elecciones del año pasado… y la huida de quien durante seis años gozó la indiferencia institucional hacia sus pillerías. La decisión del gobierno federal de solicitar la extradición, cancelando la posibilidad de deportar a Duarte, es fundamental. Mañana será la primera audiencia judicial. La PGR tiene dos meses para armar un expediente gordo­contundente que a la fecha parece endeble para aplicar un castigo ejemplar. Desde el 14 de octubre del año pasado, el ex mandatario veracruzano enfrenta acusaciones por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, por 223 millones de pesos, morralla comparada con la fortuna de varios miles de millones desviados por la administración duartista, según señalamientos y auditorías. No bastará ver enjaulado a quien hasta el sábado era el más buscado. En primerísimo lugar falta precisar el monto del desfalco total, fijar la reparación del daño, operar la devolución del dinero mal habido, explicar el destino de los recursos públicos malversados… y el incumplimiento del deber. Debemos saber quién participó en la red de corrupción, cuánto dinero fue a parar a las cuentas de los funcionarios sin llenadera, y cuánto fue canalizado a la operación y financiamiento de campañas políticas, incluida la pasada elección presidencial. El pavoroso caso Duarte es oportunidad y prueba de fuego para las autoridades federales. Oportunidad de ir a fondo en el combate a la corrupción y mostrar la voluntad de un sistema que está obligado a barrer las escaleras de arriba para abajo, no solo en vísperas electorales. EL MONJE PREGUNTÓN: ¿De qué se reía Javier Duarte al momento de su captura? ¿Se reía porque sabía que su entrega total era cuestión de tiempo? ¿Se reía porque a partir del sábado sin gloria (para él) dejaría de andar a salto y salto, de mata en mata? ¿Fue sonrisa nerviosa al imaginarse enrejado en un cuchitril por más dinero que haya robado? La sonrisa enigmática de Javidú es misterio y ofensa; acertijo y escupitajo. A Duarte lo atraparon por ratero, no por menso.

En el marco de su 57 Asamblea nacional y después de haber satisfecho los requisitos consignados en los estatutos  y reunir los merecimientos investigación,  de honor y de dignidad profesional, fue  aceptado como miembro de número de la Academia Mexicana de Derecho del Trabajo el maestro Marco Antonio Virgen Martinez, integrante de la Delegación Veracruz de la mencionada Academia.